Orizaba, Ver.- Un médico que permaneció internado por un mes y tres días en el área covid del Hospital General Regional de Orizaba (HGRO) del IMSS fue dado de alta este viernes 26 de febrero.

El médico permaneció intubado durante las tres primeras semanas de su internamiento y después, con traqueotomía.

Se trata José Antonio Fonseca Zúñiga, el único traumatólogo de servicio de urgencias del mismo hospital. 

A pesar de que no presentaba síntomas muy fuertes, tuvo un 80 por ciento de daño pulmonar tras contagiarse con el SARS-CoV-2.

Su esposa, la anestesióloga Juana María Renaud, comentó que entre el 3 y 4 de enero el médico de 45 años se sintió mal.

El 8 de enero ambos acudieron hacerse la prueba de Covid-19, pero solo ella dio positivo al virus, por lo que se confinaron en su domicilio.

Durante el tiempo que permanecieron en confinamiento y el médico cuidó de su esposa, mientras él también comenzó a sentirse agotado, lo cual atribuyó al cansancio y estrés.

El 15 de enero, José Antonio Fonseca presentó fiebre, dolor de cabeza, malestar y su oxigenación comenzó a bajar, por lo que acudió a realizarse una tomografía.

Al conocer los resultados de este estudio, ambos quedaron impactados, pues el 80 por ciento de sus pulmones estaban dañados. 

“Yo estaba devastada, lo recuerdo y me duele el alma porque no das crédito que una semana antes estaba bien y me estaba cuidando”, dijo la anestesióloga.

Ante ello, el 23 de enero fue necesario ingresarlo a terapia intensiva. Como anestesióloga, su esposa supo la importancia de intubarlo por el daño pulmonar que presentaba; sin embargo, su esposo sentía temor y no quería.

Finalmente, el médico ingresó área covid y se le intubó por tres semanas, pero debido a una infección adicional su estado se complicó y los médicos se vieron en la necesidad de hacerle una traqueotomía.

Su esposa reconoció que fueron momentos muy duros, porque sus familiares le preguntaban cómo estaba y ella les comentaba y se preocupaban, pero sabía que se estaba haciendo lo correcto.

Este viernes, el traumatólogo fue despedido por sus compañeros en medio de aplausos tras ser dados de alta del HGRO.

Sobre su experiencia, su esposa recomendó a todo el personal de salud a que no deje pasar el tiempo y si se siente mal acuda a atenderse de inmediato.

Atribuyó la recuperación de su esposo a que en todo momento se dejó guiar por los médicos en la atención y las decisiones que se tomaron.