Ciudad de México.- Adriana es una de las miles de doctoras que ha estado en la primera línea de batalla durante la pandemia de la covid-19, pero mientras que ella salvaba cientos de vidas, su mamá se contagió y falleció a consecuencia de esta enfermedad.

 

La pérdida de la mujer que la trajo a la vida ha ocasionado que la médica del sector público presente un cuadro de depresión crónica, el que incluso le ha llevado a tener pensamientos suicidas.

 

"No tengo ganas de vivir, me falta mi mamá, no me pude despedir de ella. Era mi todo. Espero que me perdone por no estar con ella en sus últimos momentos. He salvado decenas de vidas de madres de familia, pero la de mi mamá no, me siento muy mal", dijo la profesionista quien trabaja para el IMSS.

 

A pesar de la pérdida de su "mentora", Adriana sigue en su labor de atender pacientes con coronavirus, pues esa fue la última voluntad de María Elena, quien partió de este mundo en noviembre pasado.

 

"El último día que mi hermana habló con mi mamá, ella (María) le dijo que yo siguiera adelante, que le siga echando muchas ganas y que salve muchas vidas, pues estaba muy orgullosa de lo que soy y por eso sigo aquí, con dolor y tristeza, pero aquí fuerte como ella era", afirmó entre lágrimas la especialista.

 

Pero la depresión que ha padecido desde hace tres meses ha dañado la salud de la doctora, quien asegura que se ha enfermado del estómago y que ha tenido insomnio, por ello ha requerido atención médica por parte de una de sus colegas que es terapeuta.

 

Los malestares que ha presentado Adriana, forman parte de una sintomatología que se deriva del estrés que están viviendo los médicos que se encuentran atendiendo la pandemia que está a punto de cumplir un año de que inició.

 

En entrevista con La Silla Rota la médico en psiquiatría Rebeca Pascacio detalló que por el estrés los doctores presentan cambios fisiológicos y mentales.

 

"El médico como cualquier otro ser humano cuando está expuesto a estrés va a tener reacciones fisiológicas, físicas y mentales. La pandemia para el gremio médico ha atacado de muchas maneras, el hecho de estar viendo a personas perdiendo la vida de manera constante, rápida, que no haya insumos, que las camas no sean suficientes, que se infectaran puede generar una carga de estrés tremenda, y esta carga de estrés extremo puede generar cuadros de depresión, de ansiedad o de estrés postraumático", puntualizó.

 

Doctora Rebeca Pascacio

 

La especialista indicó que aunado a esto si algún médico sufre la pérdida de un ser querido, se suma otra serie de padecimientos que se derivan en una depresión.

 

"Esto aunado a la pérdida de tus seres queridos y todo este proceso emocional de saber que alguien que amas ya no va estar, los síntomas que presentan en la depresión son; tristeza, llanto, apatía, dejar de disfrutar cosas, alteraciones en la alimentación, puedes subir o bajar de peso, pérdida de sueño, ideas de culpa", aseguró.

 

Además los profesionistas que entran en depresión, también presentan cambios cognitivos.

 

"No se concentran, no tienen un buen análisis para tomar decisiones, hay irritabilidad. Esto puede ser tan duro que empiezan a aparecer las fantasías de muerte, estás cansado, no disfrutas, si no te concentras, si ya no le encuentras sentido a la vida. Primero las fantasías de muerte, si no estuviera todo estaría mejor, y luego viene la planeación y al final en la consumación del suicidio", declaró.

 

Sin embargo, hasta ahora los pensamientos suicidas que ha tenido Adriana no los ha intentado materializar, de hecho aseguró que a raíz de la terapia que ha empezado a tomar desde enero le han dado un panorama diferente de la muerte de su mamá, quien era una enfermera jubilada.

 

Como el caso de esta doctora que ha sufrido la perdida de un ser querido durante la pandemia hay cientos, por esto Pascacio hizo un llamado a las autoridades de salud para que lleven a cabo un proyecto para atender la salud mental de los especialistas e incluso para la sociedad civil, quienes también advirtió que han sufrido cambios en su mentalidad.

 

Bajo estos argumentos, la profesionista reveló que tras la pandemia vendrá "una ola de enfermedades mentales" que elevaran el índice de suicidios y otros problemas sociales.