Medellín de Bravo, Ver.- Dos enormes vaporeras puestas en un fogón dan la bienvenida al negocio de Doña Yoya, un letrero de color verde anuncia que todavía hay tamales en venta.

 

 

Ubicado en la localidad del Tejar, en el municipio de Medellín de Bravo, "Tamales Doña Yoya" resiste las bajas ventas que la crisis de la pandemia dejó. 

Las mesas y sillas que están colocadas en los alrededores del negocio demuestran que desde hace más de 10 meses no son utilizadas por los comensales.

 

 

La cinta que divide la entrada y una calcomanía que está pegada en la puerta, indican que el lugar ya fue sanitizado.

Todos los días se levanta a las 6 de la mañana para cocinar los tamales, con la intención de que esté todo listo antes de la hora de la comida, momento en el que atenderá a sus clientes hasta las 9:00 de la noche.

 

 

Desde hace más de 10 años, la mujer de 49 emprendió su propio negocio de la venta de tamales, anteriormente trabajó junto a su suegra y su hermana, pero afirma que debido a lo demandante que es el oficio solo ella logró quedarse.

 

 

Ahora tiene que hacer frente a la crisis que la pandemia del covid dejó en la mayoría de los locales de comida, debido al desempleo y al cierre de muchas empresas, los pequeños negocios como el de doña Yoya fueron los más afectados.

 

"Antes hacíamos como cinco, seis, siete kilos de masa diarios y ahorita ayer no hicimos y hoy tampoco, con eso le digo todo", lamentó.

 

Pese a que ya pasaron 10 meses de la entrada de la emergencia sanitariadoña Yoya sigue sin recuperar las ventas que antes tenía, actualmente opera a la mitad de la producción que solía hacer.

 

 

"Cerramos en la manera de que no se puede dar aquí para comer, todo es para llevar. No cerramos porque de aquí sobrevivimos, mi esposo no tiene trabajo", contó.

 

Antes de la pandemia su esposo realizaba distintos trabajos esporádicos, pero actualmente dice que también dejó de percibir ingresos, ahora el negocio de tamales es lo único que le genera un poco de ganancias.

 

Su hermana murió de covid y su padre y esposo estuvieron enfermos

Doña Yoya toma las medidas de sana distancia y sanidad al pie de la letra, sabe que el covid no es un juego ni muchos menos un invento, pues el virus le arrebato la vida a una de sus hermanas, así como mantuvo en cama a su papá y esposo, quienes lograron recuperarse, pero siguen enfrentando las secuelas que les dejó.

Ahora su padre necesita oxígeno, el cual tienen que comprar cada mes, esto representa un gasto extra, por fortuna cuenta con la ayuda de sus hermanos quienes costearon entre todos los medicamentos

 

"Atendemos, pero con las medidas, la sana distancia, despachar así, de lejitos y todo para llevar, nada para comer aquí, porque al principio de la pandemia hubo mucha gente contagiada en los alrededores", dijo.

 

Casos de covid en Medellín

Pese a que el municipio de Medellín de Bravo se encuentra en la zona metropolitana de Veracruz, hasta el momento lleva registrado un total de 601 casos de covid y 71 defunciones.

Entre las entidades colindantes se encuentra el municipio de Veracruz, el cual cuenta con la primera posición entre las localidades con más casos positivos con un total de 11 mil 260 activos y mil 632 muertos.

Así como Alvarado con 388 casos de covid, 38 defunciones y Boca del Río con mil 362 positivos y 170 muertes.

Estas localidades se encuentran en color rojo según el Mapa Covid de la Secretaría de Salud, ante estas colindancias y siendo Veracruz el principal epicentro de la pandemia muchos locales como el de doña Yoya que se encuentran en Medellín procuran cumplir las medidas de sanidad para evitar el riesgo de contagio.