El Gobierno de Andrés Manuel López Obrador afirmó que Braskem, filial de Odebrecht y propietaria de Etileno XXI en Nanchital, Veracruz, “entró en razón” y accedió a modificar los contratos para el suministro de gas etano.


Al respecto, el presidente dijo Braskem tenía un contrato con el Centro Nacional de Control del Gas Natural (CENEGAS), mismo que venció y su administración determinó no renovar, de ahí que la planta se quedó sin este insumo y accedió a replantear las condiciones del suministro de gas etano, mismo que se negaban a modificar.


“Así entraron en razón, no podíamos incumplir el contrato del Etano, porque entonces iban a agarrar eso de pretexto para irse a tribunales, pero el caso del contrato del gas natural tenía una fecha de vencimiento”, expuso el Ejecutivo. 


Durante la conferencia matutina se afirmó que esta medida significará ahorros por 13 mil 749 millones de pesos al Gobierno Federal, ya que no se pagarán penalizaciones que estaban establecidas desde 2010.


Son embargo, el mandatario subrayó que siguen las investigaciones por parte la Fiscalía General de la República (FGR) para determinar si existe responsabilidad penal contra los funcionarios que hicieron el convenio con la compañía durante la administración de Felipe Calderón Hinojosa.


Se investiga quien autorizó la firma de este contrato a todas luces leonino, contrario al interés nacional”, aseveró López Obrador. 
En la conferencia matutina, con la participación del Director General de PEMEX, Octavio Romero Oropeza, de explicó que del 2010 al 2020 el acuerdo inicial creado en la administración de Calderón significó pérdidas por unos 13 mil 749 millones de pesos, por “costos totales incurridos”. 


Subrayó que, tras la negociación de este 2021, los montos de penalización de 2019 y 2020 sumaban 147 millones de dólares, 3 mil 30 millones de pesos, “los cuales no se pagarán en virtud del acuerdo”. 


Detalló que el volumen de suministro y el precio del contrato de 2010 generó diferentes quebrantos por diferencias de precios, costo por servicio de transporte logístico y penalidades netas a cargo de PEMEX. 


Romero Oropeza aseveró que, con el contrato de 2010, en caso de incumplimiento por cada barril no suministrado debajo de 66 mil barriles, PEMEX debía pagar 200% de penalización y ahora se establecen “penas equitativas y bilaterales”.


Además, en caso de que otros incumplimientos al contrato, Braskem-Idesa podía optar por terminar el contrato y cobrar a PEMEX una pena igual al valor del negocio en marcha, cantidad que al momento de la firma se cuantificó en 5 mil 200 millones de dólares.


“Ahora se eliminan las clausulas que establecen penas desproporcionales y leoninas”, aseveró el director general de PEMEX.


Sostuvo que ahora el precio de gas etano que Braskem-Idesa pagará a PEMEX reconoce el 100 por ciento de referencia internacional de la molécula y el 100 por ciento del costo de transporte del Gas Etano nacional o importado.


Además, la obligación de suministro se reduce a menos de la mitad desde este momento y hasta marzo de 2024, por lo que a partir de esa fecha desaparece la obligación de suministro.


Finalmente, López Obrador dijo que también se buscan modificaciones a los acuerdos que gobiernos anteriores para la construcción y operación de penales federales, así como con la empresa española Iberdrola.