Al considerar procedente la solicitud de juicio político contra la expresidenta del Tribunal Superior de Justicia del Estado (TSJE), Sofía Martínez Huerta, hoy se celebra la audiencia de pruebas y alegatos para que conozca y se defienda de los señalamientos de usurpación de funciones. 

 

Una vez celebrada la audiencia, la Comisión Instructora tiene que formular un dictamen en el que diga si hay o no elementos para acusar formalmente a la magistrada ante el Tribunal Superior.

 

Si se comprueba la responsabilidad de la magistrada, la Comisión Permanente Instructora dictaminará, y el escrito se enviará a la Secretaría General que deberá enlistarlo en el orden del día de la siguiente sesión ordinaria.

 

Ese dictamen se tendrá que votar en una sesión privada -en la que diputados locales se erigen como jurado-, y Martínez Huerta, podrá asistir para defenderse del delito que se le imputa.


Al proceder el juicio político el acusado será puesto a disposición inmediata del Tribunal Superior de Justicia, al que deberá consignar el expediente que contiene la acusación y las constancias del procedimiento. Será la comisión Permanente Instructora la responsable de sostener la acusación ante dicho tribunal.

 

La historia del juicio


El 29 de enero diputados de Morena y PRI, que integran las comisiones de Gobernación y Justicia y Puntos Constitucionales de la 65 Legislatura, validaron dar trámite a la solicitud de juicio político en su contra y la citaron a comparecer para conocer de lo que se le acusa y presentar pruebas de descargo.

 

La reunión se había programado para el miércoles 04 de febrero, sin embargo, los dos de los tres integrantes de la comisión Instructora no se presentaron a la reunión por lo que se reprogramó para este jueves.

 

El 04 de noviembre del 2020, el juez de control José Clemente Zorrilla Rostro presentó la solicitud de juicio político contra la magistrada Sofía Martínez Huerta expresidenta del Poder Judicial por usurpar funciones. 

 

Según la denuncia, la entonces presidenta del TSJE instruyó mediante oficios el 19 y 20 de octubre que se sustituyera al juez en varias audiencias y se realizara un informe de los expedientes judiciales a su cargo, decisión que tenía que pasar por el Consejo de la Judicatura.

 

Martínez Huerta fue relevada del cargo de presidenta el 23 de octubre del 2020, por un grupo de magistrados que determinaron nombrar a Isabel Inés Romero Cruz, en calidad de interina.

 

La oficina de la presidencia fue tomada por los togados y Martínez Huerta denunció que Eric Cisneros Burgos la había amenazado por negarse a dejar la presidencia del Poder Judicial.