Veracruz, Ver.- Hace un mes, el sueño de Oswaldo y Sofía se hizo realidad después de un año de lucha y constancia para abrir Cascia Pizza, "su tercer bebé", como ellos lo llaman. El joven matrimonio dejó atrás los miedos e inseguridades para tomar el riesgo de emprender su primer negocio en medio de la pandemia del covid.

 

 

"Muchas personas nos dijeron: ´no va a funcionar´, ´no lo hagan ahorita´, ´esperen a que esto termine´, pero realmente no tenemos la certeza de cuándo va a terminar, entonces dijimos si no es ahora no lo vamos a hacer nunca", dijo Sofía.

 

Cascia Pizza comenzó en su hogar, después de que Oswaldo fue despedido de su trabajo y sufrió un fraude que les arrebató sus ahorros. La necesidad de sustentar a su familia, los llevó a emprender este proyecto. 

Con solo 200 pesos en la bolsa, Oswaldo y Sofía comenzaron a realizar pizzas en el horno de su estufa. Primero vendían entre amigos y familiares, después entre los vecinos de su colonia, entregando volantes y promocionándose en redes sociales.

"Con esos 200 estuvimos de ahí para adelante todo un año, estuvimos haciendo otros productos de temporada y ahorita en enero se nos dio la oportunidad de poner el local y que más gente nos conozca", dijo Oswaldo.

 

 

El miedo fue uno de los principales sentimientos que experimentaron en el camino. La incertidumbre de si iba a funcionar o no y los pocos conocimientos que tenían de cómo administrar un negocio fueron los obstáculos que superaron gracias al trabajo en equipo. 

Sofía se dedicó a la promoción en redes sociales y creación de publicidad con base en los conocimientos que obtuvo de su carrera en Comunicación, mientras que Oswaldo se enfocó a la administración gracias a su formación en Contaduría Pública y Comercio Exterior.

 

 

"Nunca habíamos manejado un negocio propio, es nuestro primer emprendimiento y pues en nuestra familia se ha acostumbrado a que todos sean trabajadores para alguna empresa o una institución y ser los primeros en hacer algo por nuestra cuenta si nos dio miedo, todo lo hemos ido aprendiendo sobre la marcha", contó Sofía.

 

Todo lo que se encuentra dentro de Cascia Pizza, desde el mostrador, las charolas, hornos e insumos de limpieza que requieren, fue hecho y comprado con el esfuerzo de ambos y la ayuda de su familia. 

 

 

Por pandemia decidieron abrir su local 

Al inicio de la pandemia tuvieron bajas ventas, ya que aún no tenían un lugar fijo. Esa fue la principal razón que los motivó a abrir su negocio, pues cuentan que muchas personas dejaron de comprarles por el miedo a salir de sus casas.

 

 

"Había días en los que ni siquiera prendíamos el horno, salían por semana hasta dos o tres pizzas y teníamos que hacer otras cosas para salir adelante", comentó Oswaldo.

 

Después de que el pánico por el covid entre la población disminuyó, las ventas comenzaron a repuntar, lo que ocasionó que el espacio que tenían disponible en su casa fuera insuficiente, por lo que la opción de conseguir un horno más grande y un local fijo se volvió indispensable. 

La inversión que requirieron para adquirir todo el material fue de entre 25 y 30 mil pesos; aunado a eso pagan mil pesos de renta por el espacio en donde trabajan y tienen gastos extras que ascienden a cerca de mil pesos mensuales por los artículos de limpieza que necesitan. 

 

 

Ambos consideran que los insumos de desinfección son indispensables. Pese a que ninguno se ha enfermado de covid,  siempre mantienen las medidas sanitarias al pie de la letra, desde que abren la cortina del local rociándola de desinfectante, al igual que lo hacen con la barra, el piso, los utensilios y, principalmente, el dinero.

 

 

"Tratar de que la gente siga las medidas. Nosotros pusimos la señalización del uso de cubrebocas obligatorio para ofrecerles el servicio, pues estamos tratando con alimentos, compramos sanitizante, gel antibacterial, es un gasto fuerte", aseveró Sofía.

 

Esto les permite protegerse a ellos y a sus clientes; cuando llegan a casa también procuran ser cuidadosos para evitar que sus dos hijos lleguen a padecer el virus.

 

Planean abrir más sucursales 

Otra de las metas a futuro que tiene el joven matrimonio es llegar a poner más sucursales y sobre todo brindar trabajo a más personas, en especial a estudiantes, además de registrar su marca. 

 

 

De martes a domingo, Cascia Pizza se encuentra abierto al público con horario de cinco de la tarde a 11 de la noche en la avenida Alicia Moreno, de la colonia Infonavit Buenavista

 

 

Por las medidas de sanidad solo tienen entregas a domicilio, pero ya planean abrir el servicio de entregas a través de la aplicación móvil DiDi Food para la comodidad de sus clientes