Orizaba, Ver.- Con pintas, consignas, un posicionamiento e incluso testimonios de abusos que han sufrido solas y en silencio, jóvenes marcharon por las principales calles de Orizaba como parte de las actividades realizadas por el 8M, convocadas por el colectivo Morritas Organizadas.

La marcha inició alrededor de las 16:15 horas partiendo del Poliforum Cultural Mier y Pesado, y se dirigió sobre la Calle Real hacia el centro de la ciudad, mientras inundaban de consignas a su paso.

A su paso por algunos monumentos, las jóvenes colocaron bolsas plásticas en la cabeza de las figuras, también un pañuelo verde en el cuello de la estatua de la mujer embarazada que se encuentra en la Plazoleta de Los Dolores, también conocido como el Monumento a la Vida. En su base se escribió un mensaje relativo al aborto.

Una acción similar se llevó a cabo en el palacio municipal, donde escribieron frases como “Estado feminicida”, “Ni una más” y “Nos queremos vivas”. También pegaron algunas hojas con nombres y fotografías de mujeres desaparecidas en Orizaba.

Desde el kiosco del parque Apolinar Castillo hicieron saber su posicionamiento por la violencia que hoy prevalece en contra de las mujeres y que provoca que 11 de ellas mueran diariamente en México.

“Reconocemos una vez más la indiferencia de los gobiernos locales, estatales y federales que no han sabido comprender nuestro movimiento, que criminalizan la expresión de nuestra rabia, deslegitimando la protesta como mecanismo de defensa colectiva. ¡Estamos hartas! Mientras sus instituciones no respondan a nuestras necesidades, mientras no exista presupuesto para atender el tema, mientras no exista un legítimo interés por cambiar las cosas, nosotras nos seguiremos manifestando”. 

Algunas jóvenes usaron este foro para dar a conocer los casos de acoso que han sufrido, desde tocamientos de algún familiar, chantajes de sujetos y otros hechos que las han hecho llorar a solas y sentir miedo.
A ellas, las presentes les expresaron que no están solas, que todas son una y sí les creen.