San Andrés Tuxtla, Ver.- Evangelino “N”, presunto feminicida de Maricruz Chiguil Anota, quien apareció muerta en un comunidad rural de San Andrés Tuxtla, fue detenido por elementos de la Policía Ministerial.

El presunto feminicida fue detenido en el centro de San Andrés luego de que la Fiscalía Especializada en Investigación de Delitos de Violencia contra la Familia, Mujeres, Niñas y Niños y de Trata de Personas con sede en Cosamaloapan ejecutó una orden de aprehensión en su contra.

Tras ser capturado, Evangelino “N” fue puesto a disposición de un juez de control e internado en el penal Zamora, ubicado en el municipio sanandresino, en espera de la celebración de la audiencia inicial.

Evangelino “N” es el presunto responsable del delito de feminicidio en contra de Maricruz Chiguil Anota, quien fue encontrada en estado de putrefacción y con signos de violencia el pasado 12 de febrero en la comunidad de Xoteapan.

La víctima fue vista por última vez por sus familiares la tarde del sábado 6 de febrero, cuando salió de su domicilio, ubicado en la comunidad de Benito Juárez, para acompañar a la peluquería a Evangelino, quien era su pareja sentimental.

Desde el primer momento, los familiares de Maricruz Chiguil Anota relacionaron a Evangelino “N” como el principal sospechoso de su desaparición y posteriormente de su feminicidio.

El sujeto se encontraba prófugo de la justicia desde antes de la primera quincena de febrero, incluso bloqueó las llamadas telefónicas y la comunicación vía WhatsApp con los familiares de la víctima.

Según la familia Chiguil, Maricruz sólo tenía seis meses de conocer a Evangelino, quien trabajaba en el puerto de Veracruz y llegaba solo los fines de semana a la comunidad para permanecer encerrado con ella en una habitación.

La madre relató a E-Consulta Veracruz que antes de que salieran de su domicilio la tarde del 6 de febrero, la pareja consumió debidas alcohólicas de la madrugada, una costumbre arraigada en Evangelino.

Al día siguiente, Evangelino se comunicó con la familia para preguntar si Maricruz llegó, pues aseguró que peleó con ella, por lo cual la víctima se fue enojada de la peluquería a la que lo acompañó.

Sin embargo, la versión del presunto feminicida fue desmentida por el peluquero, quien le aseguró a los familiares pocos días después que la pareja salió junta del establecimiento. Poco después, la joven apareció muerta.

Maricruz tenía 32 años y era madre de tres hijos: Jessica, de 18 años; Marco Antonio, de 15; y Eduardo, de ocho.