Orizaba, Ver.- La ex dirigente del PAN en Astacinga, María Guadalupe Reyes Raygoza, resultó gravemente herida al ser víctima de un atentado la mañana de este 31 de marzo, minutos antes del mediodía.


La mujer se encontraba limpiando un terreno de su propiedad junto a sus trabajadores cuando se acercaron dos sujetos que sacaron de repente armas y le dispararon, para a continuación huir, sin que nadie de los presentes pudiera hacer algo.


Algunos de los presentes comenzaron a pedir ayuda, por lo que al lugar acudieron paramédicos, quienes estabilizaron a la víctima y la trasladaron al Hospital de Tlaquilpa, pero de ahí fue llevada a un hospital particular de Orizaba.


Reyes Raygoza presenta al menos dos impactos de bala, uno en el pecho y otro en la cabeza y su estado es reportado como grave.


En el mes de febrero, la ex dirigente panista había denunciado la fuerte inseguridad que se vive en ese municipio.


En ese entonces, señaló que la gente de Astacinga tenía miedo de salir, “hasta de estar en sus propias casas”, porque ahí llegan y los balean.


Recordó el caso de cuatro integrantes de una familia, una de ellas una menor de edad, que fueron asesinados por un comando armado en su propia casa, de los cuales, la señora Guadalupe Tecpile Romero, de 67 años, era hermana de su suegro.

“Queremos que el gobierno nos apoye con seguridad, que se pongan bases, que nos sintamos seguros al transitar por el pueblo, que ya no tengamos miedo”.


Cabe recordar que en ese municipio el propio alcalde emanado de Nueva Alianza, Antonio Ramírez Itehua, fue víctima de un atentado en febrero del 2019.


En ese entonces, en el municipio hubo presencia de elementos de fuerzas federales, pero sólo estuvieron unas semanas.

 

De acuerdo con un informe dado a conocer por la titular de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana (SSPC), Rosa Icela Rodríguez, desde septiembre del 2020 a febrero el 2021 se habían registrado en el país al menos 64 homicidios de políticos.

 

Mientras que de un total de 73 delitos relacionados con violencia política, la mitad habían ocurrido en siete estados, uno de ellos Veracruz.

 

Hasta ese mes de febrero, Veracruz se ubicaba como la segunda entidad en cuanto a violencia que ha afectado a políticos.