Veracruz se distingue por su afición a diferentes deportes. Los equipos más conocidos y que solían poner a la entidad en el panorama nacional e internacional son el Club Deportivo Tiburones Rojos, el Águila de Veracruz y los Halcones de la Universidad Veracruzana.

El gobernador Cuitláhuac García Jiménez se comprometió desde campaña que se impulsaría la práctica del deporte en niños y jóvenes, al asegurar que es una forma de mantenerlos alejados de las drogas y el crimen organizado.

El 29 de enero de 2021 se anunció que en mayo se retomarán los juegos de la Liga Mexicana de Béisbol (LMB) en el estadio Beto Ávila, ubicado en el municipio de Boca del Río, y que se permitiría la entrada de adultos mayores al juego inaugural.

Además, se espera que, para septiembre, se abra el nido de los Halcones de la Universidad Veracruzana, para retomar los encuentros de la Liga Nacional de Basquetbol Profesional (LNBP). Las instalaciones se compartirán con el equipo local y la academia de basquetbol de la Fundación UV. 
 
Los empresarios Bernardo Pasquel y Francisco Quintana Morales adquirieron las franquicias para traer a Veracruz a los dos equipos profesionales y asumirán los gastos de mantener la plantilla laboral.
 
En el caso del equipo de futbol Tiburones Rojos de Veracruz, se anunció, no podrán jugar en lo que resta del año, pues Fidel Kuri Grajales, anterior dueño, mantiene una deuda de 15 millones de dólares y un litigio por la marca, la propiedad del inmueble y algunos jugadores que se entregaron en comodato en 2015.

Juegos de béisbol generaría una derrama de 300 millones

En diciembre de 2020, el presidente Andrés Manuel López Obrador anunció que la LMB validó dos nuevas franquicias, una de ellas para el Águila de Veracruz y presentó al empresario Bernardo Pasquel como inversionista.

Es por lo que el gobierno del estado destinó recursos públicos para la rehabilitación del estadio Beto Ávila, y para la escuela infantil que estará junto al parque deportivo, en Boca del Río.

El secretario de Finanzas y Planeación, José Luis Lima Franco comunicó que el empresario Bernardo Pasquel, hijo de Francisco Pasquel (ex dueño del Águila de Veracruz), invertirá para adaptar los espacios comerciales, palcos, restaurantes y comercios que harán rentable el recinto. Y recibirá la concesión por 10 años.

“Es infraestructura deportiva del Estado que debemos mantener y, en este caso, estamos planteando un comodato a 10 años, con posibilidad de ampliarlo”, platicó con E-Consulta Veracruz.

Una vez que inicie la temporada el gobierno apoyará con seguridad y elementos de tránsito para resguardar entradas y salidas del estadio, además, acercarán al inversionista con empresarios locales para que apoyen con patrocinio al Águila, “y pueda mantenerse sin dinero público”.

Actualmente se invierten 71 millones de pesos en la remodelación del inmueble que tiene una capacidad para albergar a siete mil 500 personas; la actividad deportiva podría generar una derrama económica de 300 millones de pesos por la temporada que inicia en mayo, “se va a revivir la zona que está muy apagada, muy triste”.

Las Águilas tendrán escuela infantil

Como parte del acuerdo del comodato se determinó que el Estado acondicionaría un espacio para una academia. El 19 de marzo, la Dirección de Espacios Educativos del gobierno de Veracruz lanzó una licitación pública estatal para la construcción de la primera etapa de la Escuela Infantil de Béisbol en Boca del Río. 

La invitación para constructores se publicó en la Gaceta Oficial de Estado extraordinaria número 112, y según las bases, el inmueble se instalará a un lado del Estadio Beto Ávila, donde se ubican las canchas municipales; no se establece el costo del inmueble, aunque se planea la obra se realice en un plazo no mayor a 130 días.

El Águila de Veracruz se creó en 1903, se empezó a jugar en el Beto Ávila en 1992. El equipo ha ganado nueve títulos de liga y tres títulos divisionales de la zona sur. El último triunfo fue en 2012.

A partir de este jueves primero de abril iniciará la pretemporada en sus instalaciones y se espera que el mes próximo se dé el juego inaugural al que se invitaría a adultos mayores que ya fueron vacunados.

Otro año más sin Tiburones Rojos

Respecto al litigio que se mantiene por la marca Tiburones Rojos y el estadio Luis el Pirata Fuentes, el secretario Lima Franco dijo que la propia Federación Mexicana de Fútbol Asociación (Femexfut) les pidió esperar a que se concluya el proceso judicial que mantienen con Fidel Kuri.
 
El empresario de Orizaba tiene adeudos por más de 15 millones de dólares, y aunque entregó una fianza de 10 millones de dólares, hay varios litigios en proceso, por lo que en tanto no exista una resolución legal el estadio de Veracruz no podrá ser la sede del equipo escualo.

“Ese tema está parado, la Federación pidió que esperemos un momento, ellos están en temas jurídicos que no han resuelto y nos piden esperar (…) por lo menos en lo que resta del año no (regresa el equipo), sería muy complicado”.

Una vez que se resuelvan los procesos legales se plantearía un esquema similar al que se aplica con el Águila y los Halcones, los empresarios tendrían que asumir parte de la deuda que dejó Fidel Kuri.

“El nombre y el estadio ya no están en litigio, pero el Estado está como deudor solidario, por lo que en tanto no se resuelva las deudas no se puede jugar ahí”.

Los Tiburones Rojos fueron fundados en 1943 y su disolución se dio en diciembre del 2019 por problemas económicos. Ganaron dos campeonatos en primera división y dos más en la Copa México.
 
En 2003 el Estado se comprometió a remodelar el Estadio Luis Pirata Fuentes y para 2005 compró la franquicia. El Gobernador Fidel Herrera Beltrán (2004-2010) invirtió recursos públicos en la contratación de jugadores y la manutención del equipo.
 
Para el 2015, ya en el periodo de Javier Duarte de Ochoa (2010-2016), el Congreso local validó entregar el Luis "Pirata" Fuente, así como el Centro de Alto Rendimiento, el nombre Tiburones Rojos de Veracruz y el escudo de la institución a la Promotora Deportiva del Valle de Orizaba A.C., de Fidel Kuri.
 
En noviembre de 2020 el gobierno del estado hizo efectivo un amparo para recuperar lo que se entregó en comodato a Fidel Kuri, pero no ha podido hacer uso de esos bienes.

Halcones regresan a su nido

El secretario Lima Franco mencionó que en el caso de los Halcones el empresario xalapeño Francisco Quintana Morales rentará la sede de la Universidad Veracruzana (UV) por un periodo de seis meses.

Si bien no conoce cuál es el monto de la renta, la Fundación UV logró una donación de 150 mil pesos anuales, “ellos van a correr con los gastos del equipo, nosotros los vamos a ayudar para encontrar patrocinadores”.

Por lo que se acercaran con representantes de las marcas: Comex, Coca Cola, Telcel, Inbursa, Banorte y no se descarta buscar al ADO, o que el Hotel Xalapa pueda invertir en promoción.
 
Los Halcones surgieron en el año 2003 y desaparecieron en el 2016. En ese periodo fueron campeones de la LNBP; el equipo se creó en el periodo de rectoría de Víctor Arredondo Álvarez.

En ese entonces el proyecto fue respaldado por los empresarios: Antonio Chedraui, Arturo Aguayo, Rodrigo Campos, Carlos Burgueño, Alfredo Hakim, Mikhail Hakim y Sergio Obeso. Juan Manuel González Flores, era el dueño de la franquicia adscrita a la LNBP.