Veracruz, Ver.- La "semana mayor" del periodo vacacional de Semana Santa concluye en Veracruz con playas abarrotadas y sin sana distancia, a pesar de las restricciones por las malas condiciones climáticas que provocó el frente frío 47 y las recomendaciones por la pandemia de covid-19.

 

 

Desde el jueves 1 de marzo en las playas de la zona conurbada Veracruz-Boca del Río se colocaron los banderines rojos para anunciar el cierre de las playas a los bañistas por el intenso oleaje y el viento.

 

 

Las restricciones fueron menores para este domingo 4 de abril, a pesar del oleaje elevado se permitió el ingreso al mar a embarcaciones prestadoras de servicios turísticos y a bañistas en zonas bajas.

Sin embargo, las recomendaciones eran desobedecidas por los turistas en playas tradicionales como Villa del MarPlayón de Hornos en Veracruz y playa La Bamba, en Boca del Río, en donde personal de guardavidas trataba de mantener el control invitando a los bañistas a salir de las zonas señalizadas.

 

 

A pesar del desacato a las restricciones de ingresar al mar durante los días de oleaje elevado, no se reportaron incidentes por personas ahogadas en las zonas de playas.

 

"Afortunadamente fue un saldo blanco, las atenciones que brindamos en la zona de playas no han sido relevantes, cortadas, un chico que convulsionó ayer, peso nada grave (...), se importante decir que las recomendaciones los días que hubo mal tiempo la gente las estaba atendiendo y eso permitió tener un saldo blanco", indicó el director de Protección Civil de Veracruz, Alfonso García Cardona.

 

Personal de la Secretaría de Marina-Armada de México y de Seguridad Pública colaboró con autoridades municipales para invitar al retiro de los turistas de la zona de playas después de las 6:00 de la tarde.

Si bien el evento de norte que se mantuvo con mayor fuerza entre jueves y viernes inhibió la llegada de turistas como en otros años durante la misma fecha, en las zonas de palapas se concentró una importante cantidad de personas.

 

 

En algunos puntos fue notorio que no se guardó la sana distancia debido a la cantidad de personas concentradas, mientras que el uso de cubrebocas no era prioridad para muchos turistas.

 

 

Los que sí atendieron las recomendaciones de autoridades sanitarias para reducir el riesgo de contagio, fueron vendedores locales, restaurantes y prestadores de servicios, que invitaban a tomar medidas preventivas.

De acuerdo con lo reportado por la Asociación Mexicana de Hoteles y Moteles en Veracruz se esperaba una ocupación hotelera promedio de 70 por ciento para este fin de semana, la mejor del último año.

 

 

Para palaperos y prestadores de servicio fue el periodo más largo, desde que inició la pandemia de covid-19, en el que recibirían a turistas en la zona de playas.