El reparto de vacunas a nivel global ha sido duramente cuestionada desde que inició el proceso. Mientras que países adinerados como Estados Unidos y el Reino Unido han logrado avances importantes en sus campañas de vacunación, hay países en desarrollo que solamente han administrado unas cuantas dosis.

Algunos afirman que el problema se resolvería si se eliminaran las patentes de las vacunas, ya que la producción se podría acelerar. Entre organizaciones que apoyan la medida se encuentra la Asociación para el Acceso Justo a los Medicamentos, la cual expresó que "si actualmente se producen 12 millones de dosis de vacunas al día, sin patentes se podría llegar a los 60 millones".

Sin embargo, empresas farmacéuticas argumentan que la competencia entre empresas puede resultar en mejores medicamentos, y que no se sabe si la medida realmente promovería la salud pública.

Instituciones como la Cámara de Comercio de Estados Unidos y la organización Investigadores y Productores Farmacéuticos de América argumentan que la renuncia a las protecciones de la propiedad intelectual sería "problemática".

 

"Esta exención es tan vaga como amplia, ya que elimina la protección de las patentes, los diseños industriales, los derechos de autor y el secreto comercial para cualquier producto y servicio siempre que pueda vincularse a Covid-19", señalaron los grupos. 

 

LA INICIATIVA A NIVEL GLOBAL

En octubre, alrededor de cien países, encabezados por India y Sudáfrica pidieron a los otros miembros de la Organización Mundial del Comercio (OMC) que acuerden la suspensión de los derechos de propiedad intelectual relacionados con la covid-19 por un tiempo limitado.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) mostró su apoyo por la iniciativa: "La exención reduciría los costes de transacción y eliminaría los principales obstáculos en todo el ciclo de investigación y desarrollo y en la cadena de suministro para el acceso y el suministro de tecnologías sanitarias para prevenir, diagnosticar y tratar la covid-19".

Sin embargo, varios países como Suiza y Estados Unidos han bloqueado los esfuerzos, al igual que la Unión Europea.

 

"La protección de las patentes garantiza que, además de la financiación gubernamental, se realicen las inversiones privadas necesarias en investigación y desarrollo", dijo el primer país. "Por lo tanto, Suiza está convencida de que suspender el marco jurídico internacional establecido sería un enfoque equivocado."

 

Estados Unidos, por otro lado, se replantea qué debe hacer, según informa el medio CNBC. Varios demócratas, entre ellos Nancy Pelosi, le han pedido al presidente Joe Biden que acepte la medida para que haya un acceso más equitativo a las vacunas a nivel global.