*

Viernes 17 de Agosto, 2018     |     Veracruz.
Suscríbete


Opinión



De Tweeling

Viernes, Junio 1, 2018 - 11:21
 
 
   

Después de la muerte del patriarca, unas gemelas son separadas y se reencuentran en el nazismo...

De Tweeling / Hermanas Gemelas

(Ben Sombogaart, 2002)

Aunque plenamente flaca en su accionar inicial –dotada de cierta inestabilidad en todo su primer movimiento– esta obra del realizador holandés Sombogaart va claramente hacia más. Logra rescatar su encadenado hasta llevar al espectador a la vértice de su campo emotivo. Bajo una plausible mano y gracias en gran parte a la buena interpretación de sus personajes centrales, el recorrido de esta trama nos adopta detrás de una vía de escape en el que se detalla el camino que paso a paso abastecerá al odio, al presagio y al rencor. En las arenas levantadas se ha de delinear el horizonte de un destino donde la animadversión se transforma en expiación y la purga en la gracia y la merced.

Sin tapujos, la cinta se presenta como un paralelismo temporal que ha tenido sus causales –quid de la obra– y que sostiene las consecuencias de un presente que agraciadamente no trata de sorprendernos sino que se muestra tan franco como natural en su razón. No hay detrás de este algún enigma, reserva o disimulo. Simplemente se halla una verdad que ha de ser develada sin los atavíos de una maquinación que se empate al vil entretenimiento, sino más bien sobre un marco temporal tan claro y rotundo como lo es la Segunda Guerra Mundial, que habrá de direccionar las ambiciones, afectos, ímpetus y gozos de nuestras protagonistas.

Después de la muerte del patriarca, unas gemelas son separadas por familias que viven a la distancia y que les darán un alojamiento, lógicamente, contrastante. Mientras la más débil de salud se halla en las mejores condiciones capitales de vida, la otra se ha de enfrentar a las duras jornadas de una vida campesina. La comunicación entre ellas es negada y así han de crecer y educarse: con el anhelo de volverse a mirar y compartir la vida en algún momento. Con la llegada del nazismo y los belicosos actos que conlleva esa existencia –justo cuando han podido reencontrarse– la suerte de ambas verá polarizados todos aquellos factores que construyeron su moral, entendimiento y albedrío; cicatrices que han de brotar en ellas cual espíritus que se enfrentarán al termino de la guerra.

El entendimiento generalizado se abate, pues, ante el raciocinio de los factores humanos y de conveniencia (y convivencia) social y afectiva que uno de los lados quizá no entienda, o no quiera entender, acerca del otro. Lo mejor de la cinta, nuevamente, está en que más que ocultar, muestra con ahínco los brotes y pasos a los que habrán de enfrentarse los entornos expuestos.

Compuesta en clave de drama, la senda que se reparte en el metraje es auxiliada por la partitura de Fons Merkies, una pauta tonal que endulza y mide melosamente las agitaciones que se van presentando en la vida de los actuantes; entreteje el tiempo y nos permite hilar los espacios transitorios de una forma lógica y sensata. El montaje asiste de manera primordial dicha elaboración, aunque al principio se denota con una obviedad mayúscula, alcanza a posterior un tenor que se aplica mejor a los elementos en los que Sombogaart edifica su filme. La fotografía de Piotr Kukla es sutil, con el garbo necesario para describir los marcos narrativos de la película. Sin una ornamentación de más, cumple de manera competente y no se sobrepone a la representación impuesta.

Basada en la novela de Tessa de Loo, Hermanas Gemelas es una cinta que intenta nutrir de un delicado humanismo un tópico tan ensimismado como absorto y constituido en lo pernicioso. A medias abre una ventana para la concordia y adhesión a un momento de la historia que aún mantiene sus cicatrices. No logra a todo su disertación pero cuando nos acercamos a su acto final maneja de mejor manera sus nociones y principios para enganchar el sentimiento que debió de sujetar el entramado. Al final, queda claro, se trasluce a un seguimiento de acciones simples, concretas, sí, pero que a bien habrán de despertar las sensaciones de que es el destino quien ha de manejar las más claras opciones de nuestra existencia mientras nosotros, tan sólo, iremos recogiendo y devorando la cenizas.

Hermanas Gemelas de Ben Sombogaart

Calificación: 2.5 de 5 (Regular).


Circo, Maroma y Grilla.

Veracruz, Mirar Distinto

Veracruz se ha regido en los últimos seis años, como uno de los lugares más peligrosos para ejercer el periodismo

Encuesta