*

Domingo 26 de Mayo, 2019     |     Veracruz.
Suscríbete


Opinión



El suicidio de Dos Bocas

Jueves, Mayo 9, 2019 - 22:03
 
 
   

AMLO está seguro que Pemex terminará de construir la refinería de Dos Bocas en 2022

Si apostar por la construcción de refinerías como la vía para apuntalar el crecimiento económico de México ya era un despropósito, hacerlo como ahora pretende el gobierno de Andrés Manuel López Obrador es, básicamente, un suicidio.

La mañana de este jueves, el Presidente de la República anunció que la licitación para la construcción de la refinería Dos Bocas en Tabasco se declaraba desierta. ¿La razón? Una muy sencilla. Las empresas participantes en el proceso no se ciñeron a los planes y las ideas del Ejecutivo federal.

López Obrador dio a conocer que las compañías que aún participaban en el proceso de licitación restringida o por invitación –ya de por sí inadecuado para una obra de esta envergadura- convocado por su gobierno, no se adecuaron al tiempo exigido para concluir la refinería –tres años- ni al costo presupuestado por su administración, de ocho mil millones de dólares.

Pero si las empresas participantes no se “adaptaron” a esos plazos y costos fue por una poderosa razón: son imposibles de cumplir. Ante lo cual, la reacción del Presidente fue que “la licitación se declara desierta porque en lo fundamental estaban pidiendo mucho, se pasaron de los ocho mil millones de dólares y en el tiempo de construcción”.

Y así como él tiene siempre otros datos, tuvo ahora una “gran idea”: encargarle uno de los proyectos de infraestructura insignia de su administración a la Secretaría de Energía, que encabeza la senadora con licencia por Veracruz, Rocío Nahle García, y a Petróleos Mexicanos, que como director cuenta con el ingeniero agrónomo Octavio Romero.

Se trata de dos de los peores funcionarios del actual gobierno, que han demostrado su incapacidad en reiteradas ocasiones. Por ejemplo, durante la crisis del abasto de combustible de inicios del sexenio –cuando además se sirvieron con la cuchara grande con la compra de pipas sin licitación de por medio-; o bien cuando representantes de Petróleos Mexicanos presentaron su plan de negocios a inversionistas en la ciudad de Nueva York, ante quienes hicieron el más absoluto de los ridículos por su ignorancia sobre el mercado energético mundial. Ya ni qué decir que ni inglés sabían hablar ni escribir correctamente.

Lo más grave es que se le impondrá una nueva carga a Pemex en un momento en el que está al borde de la bancarrota: hace una semana, los secretarios de Hacienda y Crédito Público, Carlos Urzúa, y de la Función Pública, Irma Sandoval, anunciaron un paquete de recortes presupuestales y medidas de austeridad en el Gobierno Federal para, precisamente, “salvar” a Petróleos Mexicanos.

Nada de eso parece preocupar al presidente López Obrador. Según él, “para que salga en tiempo y forma (la refinería) y con este presupuesto, tenemos que hacerla nosotros de manera directa, con técnicos y trabajadores mexicanos”.

Algo diametralmente opuesto al argumento esgrimido por él mismo apenas el 22 de marzo pasado, cuando declaró que para construir la refinería “no hay la experiencia suficiente en las empresas mexicanas”, mientras que las cuatro compañías extranjeras que convocaron originalmente “han hecho cada una de ellas más de cien refinerías. Hay una que ha construido más de 200 refinerías en el mundo”. ¿Sabrán o no entonces dichas empresas lo que cuesta –en tiempo y dinero- levantar una obra de estas características?

Pues López Obrador ahora ya piensa que no y, en cambio, está seguro que Pemex terminará de construir la refinería de Dos Bocas en 2022 con un presupuesto de 160 mil millones de pesos, que serán administrados por la secretaria de Energía Rocío Nahle quien, por cierto, tiene aspiraciones por convertirse en gobernadora de Veracruz en 2024.

¿Qué podría salir mal?

Email: aureliocontreras@gmail.com

Twitter: @yeyocontreras


Circo, Maroma y Grilla.

Veracruz, Mirar Distinto

Veracruz se ha regido en los últimos seis años, como uno de los lugares más peligrosos para ejercer el periodismo

Encuesta