*

Sábado 21 de Septiembre, 2019     |     Veracruz.
Suscríbete


Opinión



Pobreza

Martes, Junio 4, 2019 - 14:11
 
 
   

Trabajar no es sinónimo de salvar el derecho humano a la comida.

(1)

“La mayoría de los derechos humanos están relacionados con los derechos de la persona humana a determinadas libertades fundamentales, entre ellas las libertades de evitar el hambre, la enfermedad y el analfabetismo. Y el enfoque de la capacidad exige que la adecuación de las disposiciones sociales se juzgue en función del florecimiento de las libertades humanas. La prioridad a la libertad humana es pues el elemento común que conecta los dos enfoques. La consideración de la pobreza desde la perspectiva de la capacidad debe, por consiguiente, tender un puente para cruzar de la pobreza a los derechos humanos.” Bertrand Ramcharan, Alto Comisionado en funciones de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Diciembre 2003.

Los derechos humanos y la reducción de la pobreza: Un marco conceptual; Naciones Unidas Nueva York y Ginebra, 2004.

(2)

Hay debates conceptuales, académicos, políticos, lingüísticos, históricos, económicos, entre otros, acerca del significado de la pobreza.

En la entrega de Claroscuros  titulada: Veracruz 2005-2019, estadísticas del hambre, realicé un mínimo asomo a uno de múltiples elementos de lo que – estadísticamente- constituye la pobreza en Veracruz.

El texto incluye un vistazo a una de las fuentes de esa versión de la pobreza. Concretamente el caso del sector poblacional que cuenta formalmente con un empleo y, no obstante ello, sus ingresos están por debajo del acceso a la canasta básica; es decir padece hambre.

Resumamos: trabajar no es sinónimo de salvar el derecho humano a la comida y no acceder a ese derecho nos conduce al concepto de pobreza, tal como ocurre con el incumplimiento de los derechos humanos a la educación y la salud, por ejemplo.

Esto nos coloca ante un problema profundo de la sociedad moderna, del sistema capitalista en general y de la realidad socioeconómica mexicana y veracruzana en particular: el ser humano es explotado hoy en día como en siglos anteriores y sus derechos humanos son violados abiertamente…con apego a derecho.

Ni la ONU –de cuyos documentos en la lucha contra esta situación extrajimos la cita de nuestro argumento (1)- ha logrado guiar al mundo a la solución urgente de esta atroz realidad.

(3)

En términos de visión y compromiso político, el discurso de la 4ta Transformación encabezada por el presidente Andrés Manuel López Obrador, se propone sacar a México de la pobreza denigrante que sufre poco menos de la mitad de la población total del país: “En la Encuesta Intercensal 2015, realizada por el INEGI, se contaron 119 millones 530 mil 753 habitantes en México.” (2)

Recién se cumplieron los primeros seis meses del gobierno de AMLO y no contamos con elementos metodológicos ni datos duros suficientes para evaluar sus resultados.

Por ello, es importante tomar en cuenta información oficial reciente pero pasada y compartir datos duros actuales, aunque muy particulares sobre la violencia y los reclamos de la población, en este caso veracruzana.

(4)

En su Informe: Evaluación de la Política de Desarrollo Social 2018, el CONEVAL remite:

“Las estimaciones de la pobreza en México 2016 se calcularon a partir de las bases de datos del Modelo estadístico 2016 para la continuidad del Módulo de Condiciones Socioeconómicas de la Encuesta Nacional de Ingresos y Gastos de los Hogares (MEC 2016 del MCS-ENIGH), que realizó el INEGI entre agosto y noviembre de 2016, y que fueron publicadas el 28 de agosto de 2017.”

En dicha medición se arrojaron los siguientes números:

53.4 millones de personas pobres en México; es decir el 43.7 por ciento de la población total del país. Dentro de dicho universo, 9.4 millones de personas en pobreza extrema; es decir el 7.6 por ciento de la población total de la nación. (3)

(5)

En el año 2015, el CONEVAL ubicó a los cinco municipios más pobres de Veracruz; a saber: Tehuipango, Ascacinga, Filomeno Mata, Calcahualco, Mixtla de Altamirano.

Al medir a los cinco municipios con mayor pobreza extrema tenemos los datos siguientes: Tehuipango, Filomeno Mata, Mecatlán, Mixtla de Altamirano y Astacinga.

Dos detalles: en ambos casos se colocaron los nombres de municipios  en el orden estadístico correspondiente; las cifras respectivas aparecen en el sitio de CONEVAL consultado. (4)

(6)

El 24 de abril pasado Maricela Vallejo Orea, alcaldesa de Mixtla de Altamirano, fue asesinada.

El municipio que gobernó la joven mujer de apenas 26 años también ocupa un lugar destacado en la lista de los municipios más pobres del país.

(7)

Desde fines del siglo pasado el Estado mexicano ha combatido la pobreza a través del asistencialismo: es decir da peces a los pobres como prioridad frente a la opción de darles peces a fin de paliar la urgencia, enseñarles a pescar y garantizar las condiciones estructurales para que puedan hacerlo.

En los hechos tal acción no ha terminado con la pobreza pero sí generó votos para grupos específicos de poder.

(8)

En San Pedro Soteapan -al sur de Veracruz- miembros del Frente Indígena Popoluca se reunieron el sábado y pidieron a su líder, Wenceslao Duarte, reclamar la falta de pagos del programa Bienestar para personas de la tercera edad, jóvenes y amas de casa en condiciones de pobreza.

En Soledad Atzompa -sierra de Zongolica- el alcalde afirmó el fin de semana que aguardan por cámaras, patrullas, comprometidas por autoridades. La población, añadió, está desesperada ante la delincuencia y podrían aplicar la ley del talión.

En Soteapan los reclamos fueron de hombres pero mayoritariamente de mujeres.

- Unas gritaban queremos “prospera”, no llega “oportunidades” cuando el reportero aclaró: se llama bienestar para recibir la respuesta contundente: “como se llame, pero que llegue…”

(9)

¿Hay vínculos entre la pobreza, el rompimiento del tejido social, la construcción de elementos impulsores del Estado Fallido y la violencia extrema?

Sí, desde luego.


Circo, Maroma y Grilla.

Veracruz, Mirar Distinto

Veracruz se ha regido en los últimos seis años, como uno de los lugares más peligrosos para ejercer el periodismo

Encuesta