El reportero Hernán Villareal Cruz, del diario Presencia de Las Choapas, fue levantado y golpeado la noche del sábado en ese municipio del sur de Veracruz.

Los hechos, reportados por el rotativo en su última edición, se dieron poco después de las nueve de la noche cuando el reportero y editor se encontraba en un establecimiento de renta de películas.

A ese lugar llegaron sujetos abordo de un coche blanco, tipo Chevy, quienes se lo llevaron por la fuerza.

Afuera del negocio, los agresores golpearon al reportero y le colocaron una especie de capucha negra para taparle el rostro, llevándoselo.

Tras ser avisado, el director de Presencia, Roberto Morales, se movilizó ante elementos de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) que de inmediato prestaron apoyo.

A los 40 minutos del reporte del levantón, el mismo Hernán Villareal se comunicó con Roberto Morales para indicarle que se encontraba en un lugar despoblado, en medio de un lodazal, en donde fue dejado por los agresores, después de varias golpizas y amenazas.

“Hijo de tu puta madre, ya bájale, no te matamos por lo que representas, si te matamos se nos vienen encima, pero ya nos tienes hasta la puta madre”, le decían los agresores a Hernán Villareal.

Para este domingo se espera que el comunicador, respaldado por su medio de comunicación, interponga formal denuncia ante el Ministerio Público para que se dé con los responsables.

Cabe mencionar que no es la primera agresión a este diario; en abril de 2008 Presencia fue objeto de una agresión directa por Esteban Lendechy Córdoba y otras personas armadas, quienes se presentaron en las instalaciones del medio informativo, en dos ocasiones, para amedrentar al personal después de que se publicara nota donde se mencionaba a Lendechy como autor de un delito.

En diciembre de 2010, en el marco de su primer informe de Labores, el alcalde de Las Choapas, Renato Tronco, usó ese espacio para atacar a Presencia:

“Quiero decirles que voy a subir la información completa –a la red– de cada uno de los años de Roberto Morales para que me entiendan a mí, porque está como decimos en Las Choapas: chingue y chingue, jode y jode y golpea y golpea. Ya le aguanté siete años; tres de presidente, tres de diputado y uno de presidente otra vez, ya le aguanté los reparos y aguantaré los que vengan”.

El 10 de junio pasado, Presencia emitió un comunicado en donde exigía al gobernador Javier Duarte de Ochoa garantías para sus trabajadores porque eran “objetivo de grupos identificados con el exalcalde Renato Tronco Gómez –hoy convertido en diputado local electo del PRI- para golpear a su personal y destruir el equipo de oficina y taller”.