Veracruz, Ver.- Veinticinco minutos después de las nueve de la noche fue incinerado en el Zócalo de Veracruz, un mosco verdoso que representó al ‘Bullying’ en la tradicional ‘Quema del Mal Humor’ con la que se da inicio al Carnaval jarocho.

Para esperar la celebración, desde las cinco de la tarde, se apostó gente como Rosalinda Suárez, quien vino con su hija después de salir del trabajo en una cocina económica, a unas cuadras de la estación de autobuses ADO.

“No dormí mi siesta para venir, vine porque me gusta Omar Chaparro desde que lo vi en Big Brother, me gustan sus chistes y su comedia” dijo Rosalinda.

En cuanto a la quema del bullying, dijo que estaba bien y bromeó:

“Sí, estoy de acuerdo. Mis hijas me hacen bullying, yo tengo tres hijos y mira, ella es la mayor y me hace bullying” dijo mientras se reía.

A unos centímetros estuvo José Luis Salcedo, quien venía desde Las Brisas acompañado de un montón de familiares con los que traía un cotorreo:

“Deberían darnos unas aguas por lo menos al esperar, ya me cansé, ya que se apuren, sí, sí yo siempre he venido y bueno siempre es lo mismo, nada cambia” aseguró José Luis, quien comentó tener 48 años de asistir a los carnavales.

Cuando subieron a gritar la primera llamada la gente enardeció aventando chiflidos porque ya querían que empezara, cuando dieron la segunda igual y hasta gritaron: ¿A ver a qué hora? 

En ese lapso pasó sobre la explanada el alcalde de Veracruz, Ramón Poo Gil, a quien le gritaron: ¡a ver a qué horas!

La picardía jarocha hizo su presentación de gala con una güera del comité del Carnaval que iba con el alcalde y que corrió para alcanzarlo, a la que también le llovieron gritos.

No fue hasta la tercera llamada hecha por Felipe Campos, quien como ya es su costumbre, se auto anunció como presentador, porque en estas fiestas cualquiera puede ser un personaje para el escarnio.

Felipe Campos presentó al Secretario de Turismo, Harry Grappa Guzmán, al alcalde de Veracruz, Ramón Poo Gil y a la Corte Real: Chico Samba, el Rey de la Alegría; la reina Marisol Águila Gómez y a los reyes infantiles, Yazareth García y Alim Vado Sánchez.

Después de eso, Campos anunció a dos muchachos “talentosos” jarochos que interpretaron el tema “Carnaval”, engalanados por dos señores esculturales que representaron a Mary Rumbas y Juan Carnaval.

Esto para darle paso a Las Diosas del Carnaval, unas mujeres exuberantes que levantaron algunos suspiros y uno que otro “mami” lanzado desde el público.

De ahí, Jorge Gabriel López leyó una décima con la que se dio paso a la quema de ese mosco verdoso de patas rojas, el cual era sostenido por una regla y varios lápices.

Al final del evento, el comediante Omar Chaparro contó algunos chistes y a Rosalinda su más grande fan de la noche, se le vio sonriente porque ahora lo tenía ahí, a unos metros.