Veracruz es uno de los cuatro estados, junto a Tabasco, Campeche y Tamaulipas que serán más afectados por las leyes secundarias de la reforma energética, que contempla la expropiación de grandes áreas territoriales, cuando se decrete la existencia de yacimientos de petróleo y gas, así como para instalaciones eléctricas.

Al participar en un foro sobre medio ambiente en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), el senador perredista Luis Sánchez, vicepresidente de la mesa directiva del Senado, presentó un estudio realizado por su equipo, en el que se alerta sobre la intentona de expropiar las tierras de pequeños, medianos y grandes propietarios.

Los despojos a propietarios, comuneros y ejidatarios de tierras y bienes a través de expropiaciones, planteados en las leyes reglamentarias de la reforma energética en materia de hidrocarburos y electricidad, afectarán más de 400 mil kilómetros cuadrados de terrenos en 12 entidades del país, aseguró.

La investigación, hecha con base en información de Petróleos Mexicanos (Pemex), muestra que con esas expropiaciones se afectaría, tan sólo en el caso de las reservas de hidrocarburos, a 260 municipios de entidades como Chihuahua, Chiapas, Coahuila, Nuevo León, Tamaulipas, San Luis Potosí, Hidalgo, Puebla, Tabasco, Veracruz, Oaxaca y Campeche. A lo que habría que sumar los espacios para la industria eléctrica.

En tanto, el experto en temas energéticos Fabio Barbosa Cano, advirtió que las leyes secundarias de la reforma energética –que se discuten en el Senado– “preludian la agudización de conflictos sobre defensa de tierras a la que empujan a los ejidatarios, campesinos e indígenas, porque se traslapan con algunas de las grandes áreas prospectivas de México”.

Barbosa Cano, integrante del Instituto de Investigaciones Económicas de la UNAM, aclaró que quizá el conflicto es débil y disperso en zonas como el desierto de Chihuahua o de algunos municipios de Coahuila, pero muy intenso en áreas como la cuenca Tampico-Misantla, donde Pemex espera encontrar el mejor potencial mexicano en gas de lutita o también conocido como de esquisto (shale , en inglés).

El especialista consideró que las poblaciones suceptibles de ser afectadas por las expropiaciones de importantes áreas son: Veracruz, Tabasco, Campeche y Tamaulipas.

Con información de La Jornada