Las erróneas políticas públicas aplicadas al campo veracruzano y la globalización, son los principales enemigos de las comunidades indígenas que viven marginadas en la entidad.

Así lo señaló el investigador del Instituto de Investigaciones Histórico Sociales (IIHS), Michael Ducey, quien aseveró que en décadas anteriores, estos grupos eran autónomos y sabían mantener su economía.

En ese sentido, señaló que una de las promesas del gobierno federal sobre la reforma al campo, era brindar más créditos a los productores, sin embargo esto sólo ha funcionado en ciertas partes del país, pero no en las comunidades indígenas.

"Lo que estamos viendo es un empobrecimiento mucho más serio de lo que había pasado antes, y es por el cambio de las políticas agrícolas del Estado y por los procesos de globalización".

De igual forma, la manera en que México se ha integrado a los modelos neoliberales para adoptar los mercados internacionales, no ha sido favorable para el país, agregó.

"Por ejemplo se puede ver la experiencia en Veracruz con el café, que los cambios en el mercado internacional golpeó fuerte a esas comunidades rurales que son de pequeños productores".

Por último, el académico enfatizó que las comunidades indígenas deben participar constantemente en un mercado local, pues no importa si no son incluidas en el ámbito internacional, siempre y cuando su economía esté en constante movimiento dentro de la región.