Las pésimas políticas públicas aplicadas al campo por parte de las dependencias de los tres niveles de gobierno, apoyan a grandes empresas y dejan desamparados a los pequeños productores, los cuales son la base de la economía del país, aparte de brindar soberanía alimentaria.

En fechas pasadas se dio a conocer que durante el sexenio de Felipe Calderón 20% de los beneficiarios de Procampo absorbió 60% de los subsidios federales, es decir, 58 mil 217 millones de pesos. En contraste, 80% de éstos sólo recibió 38 mil millones de pesos.

“Las cosas no han cambiado mucho en la actualidad, en los programas de apoyo al campo siguen los malos direccionamientos, parece que el objetivo de las dependencias de apoyo al campo se ha traducido a apoyar a quienes más tienen y fregar a quienes ya están amolados”, expresó el coordinador general de Productores del Sur de Veracruz, Esteban Valles Martínez.

El coordinador general de Productores del Sur de Veracruz declaró que el estado del campo mexicano, sobre todo en Veracruz es penoso, ya que a pesar de contar con todos los recursos naturales y humanos necesarios para desarrollarlo las dependencias de gobierno en sus diversos niveles, parece que se encuentran en competencia para ver quien pone un obstáculo más elevado que frene el progreso de los pequeños productores.

“Necesitamos dependencias que tengan claro la población objetivo a la cual pretende llegar los programas, ya que es necesario recalcar que los pequeños productores son quienes más necesitan el apoyo”, finalizó Esteban Valles Martínez.