Jesús Albino Quintero Merez "El Beto", que tuvo en el manejo de la cocaína, la misma relevancia que Joaquín “El Chapo” Guzmán, destaca entre los diez narcotraficantes de alto perfil que han salido de la cárcel en los últimos dos años.

Albino Quintero fue detenido el 26 de mayo del 2012, en un casa de seguridad  marcada con el número 288 de la calle Toña La Negra, del fraccionamiento Villa Rica, en el municipio de Veracruz.

En respuesta a una solicitud de transparencia, la Sedena detalló que la detención se hizo cuando “el Beto” caminaba por las azoteas vecinas, cuando trataba de huir de la casa de seguridad, en compañía de su escolta.

Albino Quintero era el líder de la célula principal del cartel de Juárez que encabezaba Amado Carrillo Fuentes "El señor de los cielos". Según dijo en aquél entonces Clemente Ricardo Vega, secretario de la Sedena: "no tiene el renombre ni glamour pero es muy importante en el manejo de la cocaína, al nivel del Chapo Guzmán".

En las primeras declaraciones ante el Ministerio Público, Albino Quintero dijo que conoció a Mario Villanueva Madrid, ex gobernador de Quinta Roo, quien está preso en el penal de la Palma, en 1997.

Según la averiguación previa 126-MPFEADS/98, en base al interrogatorio que se le practicó a Gildardo Muñoz Hernández, el chofer de El Beto que se convirtió en testigo protegido hace tres años, Mario Villanueva, junto con el comandante de la Policía Judicial Federal de Quintana Roo, Gilberto Fabián Campos, dieron favores al narcotraficante para permitirle trabajar en el centro turístico de Cancún.

En el momento de su detención, el secretario de la Defensa Nacional, Clemente Vega García, explicó que Albino Quintero utilizaba la vía Guatemala-Chiapas y de ahí hacían llegar los cargamentos al estado de Veracruz, donde se almacenaban para luego transportarlos vía aérea a Tamaulipas, donde Osiel Cárdenas recibía la droga. 

En tanto, el procurador Rafael Macedo dijo que a este sujeto, junto con sus seis cómplices se les decomisaron dos armas largas, 10 armas cortas, más de 8 mil dólares y 600 cartuchos útiles, además de que tenían seis vehículos, uno de estos blindado al momento de su captura.

Según los registros hemerográficos, inteligencia militar reportó que en 1997 hubo constantes "lluvias de cocaína", que dejaban caer avionetas a orillas de las lagunas La Machona, El Alacrán, Mecoacán y Las Flores en Tabasco, donde "El Beto" las recibía para después trasladarlas a Estados Unidos.

El Procurador General de la República, Rafael Macedo, dijo que el detenido comenzó a ser más conocido después de que se encarga de las operaciones de narcotráfico en 1998, tras la detención de Alcides Ramón Magaña, uno de los principales cabecillas del cártel de Juárez.
Según el procurador, “El Beto” también colaboró con el cártel del Golfo, dirigido por Osiel Cárdenas.

"Se encargaba de transportar el dinero para pagar a los miembros de cártel. Es identificado como líder de la organización criminal de los Carrillo Fuentes que operaba en Veracruz, Tabasco, Yucatán y Tamaulipas", dijo en el 2002, el fiscal nacional.

Las autoridades estimaron que en su mejor época, Albino Quintero movilizaba hasta 1.5 toneladas de cocaína cada mes entre Colombia y Estados Unidos.

En el reporte “Liberan 10 capos en 2 años” publicado este lunes, por el periódico Reforma, se informó que el capo sinaloense Albino Quintero Meraz, “Don Beto”, es uno de los diez líderes del narcotráfico en México, que fueron liberados por autoridades federales, en los últimos dos años.

Según este seporte, “Don Beto”, quien conciliaba los intereses de los cárteles de Sinaloa y del Golfo, quedó en libertad tras ser condenado en junio pasado por un juzgado federal del Distrito Federal a 12 años de prisión, pena que ya había cumplido días antes del fallo.

Junto con Albino Quintero, han sido liberado en los últimos dos años: Rafael Caro Quintero, que en agosto del 2013 salió tras una reclusión de más de 28 años; Carlos Rosales Mendoza, “El Tísico”, que tenía influencia en Guerrero y Michoacán hasta el 2004, cuando fue detenido.

También están los casos de Martín Alejandro Beltrán Coronel, “El Águila”; Roberto Beltrán Burgos, “El Doctor”, y José Gil Caro Quintero, “Jogil”, del Cártel de Sinaloa, que fueron liberados o absueltos.

Como operadores del Cártel de Juárez obtuvieron su libertad Ricardo García Urquiza, “El Doctor”, y Arturo Hernández González, “El Chaky”, lo mismo que Rogelio González Pizaña, “El Kelin”, y Adán Medrano Rodríguez, “El Licenciado”, ambos del Cártel del Golfo.