Boca del Río, Ver.- (AVC) El sacerdote de la diócesis de Rockford, Illinois, Estados Unidos, Ricardo Hernández Hernández, manifestó que los migrantes mexicanos, incluidos los veracruzanos, sufren la explotación laboral por parte de dueños de negocios que les pagan sueldos por debajo del mínimo.

El presbítero católico destacó que un importante número de veracruzanos, originarios de Juchique de Ferrer, Xalapa y Perote, radican en el estado de Illinois, principalmente en ciudades como Chicago.

El entrevistado indicó que los dueños de negocios les ofrecen vivienda y comida, pero la promesa resulta falsa en ocasiones, incluso no se les paga por sus trabajo y se les amenaza con llamar a “la migra”.

“En este momento, desafortunadamente por la situación legal que ellos están viviendo, se les están negando los trabajos, entonces tienen que trabajar de cualquier cosa, ganando salarios por debajo del mínimo, en este momento el salario mínimo es de 8.50 dólares la hora, sin embargo, están siendo explotados en los restaurantes chinos, hindúes, nuestros compatriotas son explotados pagándoles hasta 3.50 dólares por hora”, subrayó.

Ricardo Hernández Hernández mencionó que existen migrantes veracruzanos que laboran en fábricas, de lavatrastes, a retirar la nieve, podar el pasto durante el verano, en otros.

Sin embargo, Hernández Hernández comentó que los migrantes veracruzanos enfrentan carencias en el territorio estadounidense.

“Desafortunadamente como yo veo, a veces viven en situaciones más precarias que viviendo en su propio país, tienen muchas carencias, me doy cuenta que no viven bien, que se malpasan, no comen bien, sin familia, haciendo a veces una familia al día, tratando de ahorrar lo más posible para enviarle ese recurso a sus familias”, agregó.

El sacerdote dijo que fue trasladado a la población de Aurora, dentro del mismo estado de Illinois, donde también existe una importante comunidad de mexicanos que son originarios de Durango, Zacatecas y Jalisco.

Por último, el presbítero anunció que tiene planeado crear una comunidad de veracruzanos en el territorio que tiene a su cargo dentro de la diócesis de Rockford.