Córdoba, Ver.- (AVC) El gobierno federal venderá este jueves como “fierro viejo” los nueve ingenios administrados por el Fondo de Empresas Expropiadas del Sector Azucarero (Feesa), donde empresas trasnacionales son las principales interesadas en su adquisición.

Ángel Gómez Tapia, presidente de la Unión Estatal de Productores CNPR y de la Asociación Local en el ingenio El Potrero, sostuvo que este proceso de desincorporación de los ingenios que aportan casi la mitad de la producción azucarera nacional representará un “remate” de activos productivos muy importantes para el país, pero sobre todo, son factores de estabilidad económica en más de 100 municipios con vocación cañera.

“Nos están generando una gran incertidumbre a la base cañera, nos han escuchado pero no hemos llegado a un acuerdo con el Gobierno federal vía el Servicio de Administración y Enajenación de Bienes (SAE) de la Secretaría de Hacienda, para incorporar a los productores en las los términos de venta, por lo que este miércoles se ordenó suspender el corte de caña para las factorías administradas por el Feesa”, expresó.

Como medida de presión los nueve ingenios en venta, los cuales encabeza el líder nacional Carlos Blackaller Ayala, acordaron de manera conjunta parar la zafra, pues insisten en que esta acción de venta incide gravemente en miles de familias productoras de caña, no sólo de Veracruz sino de estados como San Luis Potosí, Puebla y Morelos, ya que no existe la garantía al pago de su producto.

En Veracruz se ubican, tan sólo cinco de los nueve ingenios que están por licitarse para su venta: San Miguelito, La Providencia, El Potrero, El Modelo y San Cristóbal, pero a esta lucha se suman ingenios como Casasano y Zacatepec del estado de Morelos, Atencingo, de Puebla y Plan de San Luis en San Luis Potosí.

Una vez más los inconformes buscarán llamar la atención del gobierno federal, para que se frente el proceso de licitación y con ello la venta de ingenios, pues es importante tomar en cuenta a los productores de caña en la licitación, ya que serían de los más afectados por no tener certeza para el pago.