Xalapa, Ver.- (AVC) Cafeteleros de todo el estado de Veracruz realizaron una marcha y un bloqueo a la calle Enríquez para exigir los gobiernos estatal y federal rescatar las 136 mil hectáreas sembradas con plantas del aromático, que están contaminadas por la plaga de la roya.

Acusaron que los gobiernos federal, estatal y el Poder Legislativo prefieren destinar los recursos para las campañas políticas en la “lucha del poder” que representa el proceso electoral.

“Los cafetales se están muriendo, es criminal que ningún gobierno este apoyando, que todos los gobiernos, que todos los recursos, que todos los interés,  prefieren invertir en la lucha por el poder, para fines políticos y el campo mexicano está agonizando”, señaló el coordinador del Consejo Regional del Café en Coatepec, Cirilo Elotlán Díaz.

Informó que el Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria (Senasica), como órgano administrativo le asignaron más  50 millones de pesos para atender el problema de la Roya, y lo único que hace es llevar a cabo monitoreo de los plantíos.

Destacó que son 90 mil familias las dependientes de la economía del café, por lo que si no se rescata este “desastre natural, los cafetaleros van a morir junto con sus familias”.

Fueron un promedio de 200 cafetaleros los que se congregaron en la plaza Lerdo minutos más tarde para dar paso a los vehículos en la calle Enríquez, mismos que exigieron a las autoridades de la Sagarpa y Sedarpa que recorran los plantíos, que conozcan de cerca la contaminación de la roya.

Indicó que para este año se preveía obtener un millón 200 mil sacos, pero 40 por ciento de las plantas no alcanzó a madurar, lo que representa una pérdida de más de dos mil millones de pesos para Veracruz.

“Son 400 mil quintales que se quedaron sin madurar, por la defoliación, porque las plantas pierden hoja, pierden la foliación, eso propicia que el café no madure y viene la lluvia y se cae verde”, explicó.

Recordó que el titular de la Secretaría de Desarrollo Agropecuario, Rural, Pesca  y Alimentación (Sedarpa) Ramón Ferrari Pardiño tiene conocimiento de la problemática, incluso se comprometió a firmar un convenio con la Universidad Autónoma de Chapingo para que se realicen investigaciones, pero todo quedó en planes.