Córdoba, Ver.- (AVC) La desincorporación de los nueve ingenios del Fondo de Empresas Expropiadas del Sector Azucarero (FEESA) se da como resultado de las presiones de industriales y de Estados Unidos, pues no les gusta que el gobierno mexicano sea “juez y parte” en la producción azucarera, por lo que prácticamente se condicionaron las exportaciones azucareras a la venta de las factorías.

La forma en que se está dando al venta de las factorías, expresó Ángel Gómez Tapia, presidente de la Unión Estatal de Productores CNPR, no garantiza que la agroindustria y sobre todo los productores de caña no corran riesgos como los vividos en el 2000 y 2001, lo que motivó la expropiación de las factorías por el Gobierno del entonces presidente Vicente Fox.

La participación del gobierno federal a través del FEESA, expresó Gómez Tapia, permitió regular el mercado interno, pues parte de los excedentes eran comercializados a Estados Unidos y mercado mundial, lo que liberaba presión en México, ahora no sabemos quién va a hacer esa función, pues los 54 ingenios del país, estarán en manos del sector privado.

“Los ingenios que se van a vender son los mejores de México, los que registran mayor producción y a los cuales se les ha invertido; son los mejores operacionalmente, tienen enorme potencial, son la joya de la corona, todos participaban en un Fideicomiso de Comercialización (FICO) y eso despresurizaba al mercado interno, mejoraba los precios y con ello los ingresos de los productores”, dijo.

Y cuestionó: “Quién va a sumir esa condición hoy para que parte de ese gran volumen de azúcar que hoy va a estar en manos de quién vaya a ganar la licitación, haga la chamba del FEESA. Es la gran interrogante: o se exporta o el precio de la azúcar en México cae y como consecuencia volvemos a entrar en otra crisis grave porque estamos produciendo más”.

En este ciclo, apuntó, se alcanzarán los seis millones de toneladas al año y se arrastra un millón del ciclo pasado. No se tiene mercado porque Estados Unidos está condicionando la exportación, no es como antes libre ahora es programada lo cual empieza a generar presiones en el mercado nacional, detonando la especulación y los precios a la baja.

Exhortó a los industriales y productores a conformar un bloque como el que opera en Estados Unidos, para defender a la agroindustria azucarera nacional, pues serán los productores primarios los más afectados por las condiciones actuales de cómo se establece el precio de la caña.

En cuanto a los ingenios, dijo que el 12 de junio deberá conocerse a los nuevos propietarios de los ingenios expropiados, por El Potrero y San Miguelito se interesa PYASA, dueño de Tres Valles y López Mateos, sin embargo, la mayoría de los interesados son grupos extranjeros.

“Lo más saludable sería que fueran capitales mexicanos los que adquieran los ingenios pero la necesidad de desprenderse de un bien que sí le genera ingreso al Gobierno federal pero que desafortunadamente le ha hecho mucho ruido que controle parte de la producción de azúcar al socio comercial norteamericano”, apuntó.

Sostuvo que este ciclo está siendo afectado por las condiciones del clima, que van a limitar las perspectivas de producción, aunque esperan  terminar sin problema la zafra, sin que quede caña parada, sin embargo la calidad ha mermado por la cantidad que tienen de humedad en la cosecha.