Orizaba, Ver. (AVC) Veracruz, el principal productor de limón persa del país, y uno de los más importantes en el mundo, se encuentra en alerta ante la posibilidad de que las plagas HLB o “dragón amarillo”, y la “muerte súbita” afecten los plantíos.

César Cortés Bello, presidente del Comité Nacional de Limón Persa, aseguró que este año aumentarán 7 por ciento las exportaciones de limón persa al extranjero.

Advirtió que hay muchas medidas para evitar que llegue la enfermedad “Huanglongbing” (HLB) también conocida como “dragón amarillo” que afecta la producción de EU, o la bacteria llamada “muerte súbita”, presente en el producto de Sudamérica, “allá tienen ese mal, en Brasil, y debido a ello bajó su producción, lo que llevó a México a ganar mercado en Europa. Pero preocupa que Guatemala pasa a México limón hasta en balsas sin ningún control sanitario, lo que pone en riesgo a nuestro país”.

Recordó que el limón ha llegado a tener alto precio en el país algunas temporadas, “llegó a cotizarse hasta en 140 y 150 pesos el kilo debido a varios factores como una baja productividad”, sin embargo este 2015, se considera un año de amplia producción, vamos a exportar hasta un 7 por ciento más.

Afirmó que en Sudamérica hay una enfermedad denominada muerte súbita, y temen que se puede propagar al injertar tejido de una planta infectada en otra planta, pero es más probable que se transporte de un lugar a otro por “psílidos” (insectos) infectados que pueden portar el HLB o la muerte súbita.

En cuanto a la producción, reveló que México a nivel nacional produce 1 millón y medio de toneladas de limón persa, y Veracruz aporta el 65 por ciento de esa producción, de manera que la entidad es el principal productor. “Se cuenta con la región norte de Martínez de la Torre que es la número uno en producción y empacamiento; Cuitláhuac es la segunda región más importante”.

Señaló que en Veracruz se produce y exportamos, con 160 empacadoras en el país, y entre Cuitláhuac y Martínez hay 100 empacadoras.

Se calcula que el 70 por ciento de la producción nacional se exporta a varios continentes, y el resto se va la industria, y un 12 por ciento es consumo de los mexicanos.