La detención de Ileana Mortera Trolle, una de las implicadas en el caso Columba Campillo, se realizó en medio de abusos a sus derechos humanos y sin una orden de aprehensión de por medio.

La familia de la veracruzana avecindada en Puebla adelantó que ya están buscando los mecanismos legales para demostrar la inocencia de Ileana Mortera Trolle, de 38 años de edad.

La familia indica que fue detenida el viernes, alrededor de las 10:20 AM, en la avenida 5 de Mayo, en la zona de Villa San Diego, de San Pedro, Cholula.

Sus seres queridos explican que Mortera Trole iba a bordo de su camioneta cerrada, en compañía de su hija, menor de edad, cuando una unidad blanca, con torreta, les cerró el paso a unos metros de su domicilio.

Otros tres vehículos sin placas ni logotipos oficiales la rodearon.

De inmediato, de la camioneta blanca bajaron dos mujeres, una le dijo que se identificara, "ella es, ella es", dijo la mujer a otro sujeto que no bajó de la unidad.

Inmediatamente, le dijeron que su camioneta tenía reporte de robo y tenían que revisarla, ella descendió, y fue cuando le esposaron y se la llevaron entre empujones. Su hija de 15 años trató de defenderla y fue lanzada al piso por los oficiales, quienes la patearon, le apretaron el cuello y la golpearon, sin darle ningún tipo de atención.

La hija les pidió que mostraran la orden de aprehensión o de presentación para que se llevaran a su mamá, y en ningún momento la hicieron. De lejos le mostraron un papel, con letras, que no se distinguía su contenido y del que no le dejaron ni una copia.

Por todo esto, la familia denuncia que hay claras violaciones a sus derechos humanos, pues pese a que la detención la realizaron elementos ministeriales mujeres, en ningún momento le mostraron una orden o fue sorprendida en flagrancia del delito.

Sobre la relación con la familia de la menor de edad Columba Campillo, la familia descarta totalmente que sean conocidos.

Ileana Mortera tiene poco más de un año viviendo en el estado de Puebla, en donde es ama de casa, y ha consagrado su vida al deporte. Invariablemente viaja al puerto de Veracruz para participar en carreras, la última en la que estuvo fue en la Gran Carrera del Golfo.

Otro detalle en su aseguramiento, es que los elemento ministeriales, de la Unidad Antisecuestro, se la llevaron de un estado a otro sin dar parte si quiera a su familia, pasaron más de 24 horas sin que ella pudiera establecer una comunicación.

De hecho, a la hora que el fiscal veracruzano, Luis Ángel Bravo Contreras, dio rueda de prensa en el puerto de Veracruz para presentarla como autora intelectual, la familia no había podido establecer ningún tipo de comunicación con la presunta responsable, ni habían sido avisados de dónde se encontraba.

Durante todo el día, en Puebla, su esposo e hija desfilaron por agencias del Ministerio Público y dependencias de justicia en ese estado en busca de información sobre el paradero de Mortera Trolle, fue sobre la noche que se supo de su detención de manera extraoficial.

Así, el proceso contra quien la Fiscalía considera autora intelectual del secuestro y homicidio de Columba Campillo, inicia con el pie de derecho.

Como arrancaron con el caso del Pastor Claudio Martínez, cuyos presuntos responsables salieron libres al demostrarse violaciones a sus derechos humanos para que confesaran; al igual que El Silva, del caso Regina, quien fue refundido de nuevo en la cárcel y su destino pende de la Suprema Corte de Justicia de la Nación; así como el caso de la menor Karime Cruz Reyes, cuyo presunto secuestrador y asesino fue presentado con golpes, una cortada en el cuello, elementos que son usados por su defensa para alegar tortura, y posiblemente pronta libertad; así como pasó con los supuestos asesinos del periodista Gregorio Jimenez de la Cruz, también en una batalla legal para dejar la cárcel alegando los abusos de autoridad a los que fueron objeto.