Xalapa Ver.- (AVC) Jornaleros  agrícolas veracruzanos también son parte de los abusos de que sufren campesinos en el valle de San Quintín en Baja California, donde trabajan sin contrato ni prestaciones, con jornadas laborales de hasta doce horas por apenas 120 el día.

Moisés Reyes Fausto, secretario general de la Central Campesina Cardenista, advirtió que el 40 por ciento de los trabajadores en San Quintín son de Oaxaca, y el otro 60 por ciento son de Veracruz, Puebla, Guerrero, Guanajuato y Michoacán.

Sin embargo, dijo que la gente que se queda a trabajar en Veracruz como jornalero en el cultivo de caña, maíz y frijol, no vive una situación distinta.

“La gente que trabaja acá, solo le falta la cadena, porque tiene salario de esclavo, igual que las condiciones de trabajo, no es posible que eso pase en este siglo”, dijo.

A esto se suma, el trabajo infantil, pues calculó que el diez por ciento de los  trabajadores son menores de edad, que ganan salarios de hasta 150 diarios, bajo condiciones lamentables de trabajo.

Señaló que es urgente que la  Secretaría del Trabajo intensifique los programas de vigilancia para evitar el trabajo infantil en el campo.

“La condición de trabajo infantil está dada y no hay vigilancia para que eso no suceda, se llama la atención de estos temas, solo cuando se encuentra a alguien, pero una vez que pasa se olvida uno, y nada más hay que darse vuelta a cualquier zona de cultivo, y vamos a encontrar a un niño trabajando”, dijo.