La periodista Carmen Aristegui consideró “aberrante" que la Fiscalía Especial para la Atención de Delitos cometidos contra la Libertad de Expresión (FEADLE) decidiera no atraerá la investigación por el homicidio de  Moisés Sánchez, director del semanario La Unión, por considerar que su principal actividad era la de taxista y no el periodismo.

“Aberrante,  aberrante, que haya sido taxista, desde luego es una tarea absolutamente respetable, pero es evidente y obvio que no fue asesinado por taxista, su tarea de reportero está perfectamente acreditada.

“Es la historia de un ciudadano, que además de generar ingresos para su vida diaria,  y su familia como taxista,  desempeñaba un papel muy importante de periodista,  fundador,  director y reportero de un medio, pequeño, pero muy importante para su localidad”, mencionó.

Entrevistada en la ceremonia de la entrega del Premio Nacional de Periodismo, que tuvo lugar en Monterrey, Nuevo León, Carmen Aristegui dijo que “la publicación de Moisés, es una publicación hecha con mucho esfuerzo, hecha con el trabajo de una persona que tenía además otra tarea. Está su información impresa, están los periódicos que publicó, y están las denuncias de su hijo. Y hay indicios  y señales claras para la autoridad de saber dónde está el asesino”.

La periodista consideró “aberrante que se diga una tontería de ese tamaño, apelar a que su principal actividad era taxista, y por lo tanto no llevar acabo  la investigación de  atracción de la justicia, me quita el habla, me parece terrible síntoma de un sistema de procuración de justicia,  ineficiente y torpe”.

Moisés Sánchez, director del semanario La Unión fue asesinado el pasado 2 de enero en el municipio veracruzano de Medellín de Bravo.