México. D. F. El gobierno de Javier Duarte de Ochoa ha dejado una cauda de 16 periodistas asesinados o desaparecidos, así como numerosas agresiones en diversas modalidades que van desde las amenazas, hasta severas palizas a los comunicadores, denunció el senador Marco Antonio Blásquez Salinas.

El legislador del Partido del Trabajo añadió que la más reciente de esas  agresiones ocurrió –paradójicamente- la noche del pasado 15 de septiembre contra el reportero Karlo Reyes mientras cubría las festividades del Grito de Independencia.

“El comunicador fue rodeado por diez policías vestidos de civil que lo golpearon, le despojaron de su equipo fotográfico y lo abandonaron sin importarles las lesiones que le provocaron”, denunció el senador.

Blásquez Salinas alertó que en Veracruz los periodistas y activistas defensores de los derechos humanos no están seguros ni siquiera al interior de su propio domicilio, porque éste puede ser penetrado en cualquier momento para ir por ello.

“Basta con dar unos cuantos pasos en el primer cuadro de Xalapa para toparse con numerosos sujetos que mal disimulan las arma que portan y la instrucción de avasallar a cualquiera”, es evidente que se trata de policías vestidos de civil que disfrutan de manga ancha para actuar, dijo.

El senador hizo notar que prácticamente todas las dependencias del gobierno estatal han tenido cambios o enroques, excepto la Secretaría de Seguridad Pública pese a la acumulación de quejas en su contra, y a que se ha convertido en el brazo ejecutor de la represión contra los comunicadores.

Indicó que ante ese triste panorama no se puede dejar solos a las y los periodistas veracruzanos pues, terminan por ser asesinados en su propia tierra o se ven forzados al auto exilio para poner a salvo su vida

Marco Antonio Blásquez Salinas resaltó que pese a ello, tanto la Procuraduría General de la República (PGR), como el Mecanismo de Protección para Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas de la Secretaría de Gobernación, tardan meses para atender estas denuncias.

Luego de recordar los asesinatos contra Regina Martínez Pérez, Rubén Espinoza y Nadia Vera, añadió que la oleada de crímenes contra periodistas en el estado de Veracruz es tan grave, que ya trascendió al  ámbito internacional.

“Es urgente tomar una serie de medidas para rescatar a los periodistas de Veracruz de la vulnerabilidad y llevarlos a una nueva etapa en la que puedan desplegar su actividad informativa sin riesgo alguno”, dijo el legislador.

Por ello, Blásquez Salinas presentó en la Cámara alta un punto de acuerdo para que el Senado de la República exhorte a la titular de la PGR, Arely Gómez González, a que dote de recursos humanos, materiales y financieros a la Fiscalía para la Atención de Delitos cometidos contra la Libertad de Expresión, para que cumpla oportuna y eficazmente su labor en beneficio de las y los periodistas del estado de Veracruz.

Y que la PGR tome en cuenta las múltiples amenazas, acechos y agresiones que con motivo de sus actividades como periodistas sufrió Rubén Espinoza Becerril y, en consecuencia, atraiga la investigación de este caso.

El documento presentado por el senador del PT también incluye hacer un llamado al gobierno del estado de Veracruz, para que tome medidas concretas a fin de que cese el clima de hostigamiento contra los periodistas y se garanticen sus derechos fundamentales, “respetando en todo momento su labor informativa y comprometiéndose a su no repetición”.