Xalapa, Ver.- A tres meses del multihomicidio en la Colonia Narvarte, donde asesinaron a cinco personas, entre ellas al fotoperiodista Rubén Espinosa y la activista Nadia Vera, nadie sabe ¿por qué? y ¿cómo? pasaron los hechos, pues no hay hasta el momento un móvil del crimen sustentado pericialmente.

Leopoldo Maldonado, abogado de la Organización Artículo 19, coadyuvante en el caso, advirtió que la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal (PGJDF), debe aclarar si tiene la capacidad de determinar pericialmente el móvil, o de lo contrario, se deben habilitar peritos independientes mexicanos o extranjeros que permitan avanzar en la investigación.

Afirmó que el reto para las autoridades es esclarecer qué fue lo que pasó la noche del 31 de agosto, pues hasta el momento hay graves vacíos periciales y científicos en la investigación e incluso contradicciones entre las declaraciones de los tres detenidos, Omar Martínez Zendejas, Daniel Pacheco Gutiérrez y Abraham Torres Tranquilino.

“Se debe privilegiar el derecho a la verdad y el derecho al acceso de justicia para las víctimas por encima de cualquier formalidad, además la Ley permite la habilitación de peritos independientes, pero primero se deben aceptar las propias incapacidades”, consideró.

Advirtió que la PGJDF ha señalado que la definición de homicidio no exige conocer las causas del hecho, y aunque legalmente no se exija, en términos del derecho de las víctimas se tiene que conocer la verdad histórica “No podemos quedarnos con esta versión de los hechos chata, incompleta, y que en tribunales será difícil sostener sobre los tres únicos implicados en el crimen de la Narvarte”.

Lamentó que a través de filtraciones, la PGJDF quiera apuntalar la investigación hacia líneas como el robo, las drogas o el sexoservicio, cuando ninguna de estas hipótesis está jurídica ni pericialmente sustentadas.

Advirtió que estas filtraciones, que incluyen las declaraciones de tres detenidos, van dirigidas a una versión de los hechos, y a desacreditar la línea de amenazas y hostigamiento que padecieron Rubén y Nadia en Veracruz.

“Hasta el momento no hay un reconstrucción de los hechos, no se sabe qué pasó esa noche, ni la secuencia de los asesinatos, no hay evidencia científica que diga que pasó, lo que nos parece una incapacidad de la Procuraduría General de Justicia”, consideró

Alertó que es preocupante que no haya avances en la investigación, y aunque oficialmente no se cierre el caso, se mantenga indefinidamente abierto el expediente, pero no se esclarezcan los hechos ni haya más detenidos.

Atracción de expediente de la PGR, un riesgo

A su consideración La Fiscalía Especial para la Atención de Delitos cometidos contra de la Libertad de Expresión (FEADLE), subejerce su capacidad de atracción en el caso de asesinatos de periodistas.

Sin embargo, en este caso, hay dudas, pues se teme que solo se atraiga el caso de Rubén para su investigación y no el de las otras 4 víctimas y que se empiece desde cero.

“Si no decidiera atraerla investigación de los cinco casos, eso implicaría replantear toda la investigación, o continuar con las líneas que la PGJDF se ha planteado”.

Dijo que hay riesgo de que se abran tantas líneas de investigación que al final la verdad sea diluida, y se pierda.

Aclaró que en este momento no se planteará a la PGR la atracción del caso, pero se exigirá a la PGJDF avanzar en la investigación que al momento sigue estancada.

Avc