Veracruz, Ver.- El director de Sala de Prensa, Gerardo Albarrán de Alba, calificó de “mentada de madre” las condiciones bajo las que trabajan los periodistas a lo largo del país y sobre todo en Veracruz.

Aseguró que esta situación es una doble victimización y agresión contra los trabajadores de los medios de comunicación, pues por un lado son acosados por su labor y por el otro los patrones no los respaldan.

Puntualizó que mientras la información se vea como algo mercantil y no como un compromiso social la situación no va a mejorar.

“Ese es uno de los principales problemas que padecemos los periodistas de a pie, condiciones paupérrimas para trabajar y eso nos convierte en víctimas de una suerte de doble acoso (…) lo voy a decir porque no hay otra manera de decirlo, es una mentada de madre”, sostuvo.

Referente a las agresiones que han sufrido los periodistas durante los últimos años puntualizó que una forma de protección es la ética profesional con la que se maneje la información, sin embargo esto no es un escudo contra asesinatos o secuestros.

Albarrán de Alba puso como ejemplo a la ex corresponsal de Proceso, asesinada en 2012 en Xalapa, Regina Martínez, quien tenía una práctica periodística ética y a pesar de ello tuvo un fatal final.

“¿A partir de cuántos muertos se considera así? (Una agresión) con uno bastaría”, sostuvo, al mismo tiempo que cuestionaba a los reporteros sobre la situación que se vive en el Estado.

El director de Sala de Prensa al ser cuestionado sobre las libertades que se tienen para informar sobre algún acontecimiento respondió:

“Dímelo tú, ¿qué tan libre te sientes?, expresó.

Albarrán de Alba sobre Veracruz sostuvo que es uno de los lugar más peligrosos para los periodistas, pues los homicidios, secuestros, acoso son una constante, sobre todo si se quiere hacer un periodismo comprometido.

Afirmó que no hay un clima propicio, es de alto riesgo y el número de muertos y desaparecidos y de ataques a la prensa en este Estado ha sido constante”, recalcó.

Avc