A un año de la desaparición y asesinato del reportero y activista social, Moisés Sánchez Cerezo, se presentó la sexta edición del diario La Unión que él dirigió.

La familia del reportero, permanece en la misma vivienda en el municipio Medellín de Bravo, de donde fue sacado de su casa por diez hombres en que abordaban cinco vehículos.

Jorge Sánchez Ordóñez, hijo de Moisés, expresó que la situación continúa igual para los reporteros de todo el estado que se atreven a decir la verdad.

“El crimen no se ha resuelto, ya salió uno de los detenidos, el alcalde obtuvo un amparo para no ser procesado y esto es un revés total, garantía de impunidad de que estas atrocidades se sigan repitiendo”, dijo.

Sánchez Ordóñez aseguró que los homicidas siguen libres y medellín continúa con las carencias que mi padre exige.

Las denuncias ciudadanas que hacía Moisés en su diario siguen sin resolver, problemas de alumbrado público, falta de tapa de los registros e inundaciones.

Sánchez Ordóñez afirmó que el fiscal, Luis Ángel Bravo Contreras, debería de renunciar debido a que la investigación del caso de su padre, ha sido un fracaso

“Los amparos están apelados por la fiscalía, porque es su responsabilidad debido a la mala investigación, pero en febrero Omar Cruz Reyes podría regresar”, comentó.

Indicó que sospechan que la orden de asesinar a su padre lleno de mucho más arriba, continúan con la exigencia de que el caso lo atraiga la PGR.