Orizaba, Veracruz.- Bajo fuerte resguardo policiaco, los restos de Anabel Flores Salazar, periodista de El Sol de Orizaba, fueron trasladados de la funeraria SOAICC a la iglesia de Santa Gertrudis donde sus familiares le darán el último adiós.

A las 08:30 horas, un puñado de familiares salió del velatorio e iniciaron el cortejo fúnebre por las calles de Orizaba.

Anabel Flores fue sustraída de su domicilio la madrugada de este lunes, y su cuerpo sin vida fue encontrado la mañana del martes en los límites de Puebla y Veracruz.

La última bendición

Una mañana en que el mensaje del joven sacerdote tuvo su eco en las almas de quienes asistieron a la ceremonia litúrgica, incluidos los elementos vigilantes.

El ataúd de madera color claro, al frente, a la vista de todos. Una misa que buscó reconfortar, ante los sentimientos de rabia, angustia y desesperación, que comprende el sacerdote, afloran ahora en muchos, y la esperanza es que con el tiempo se transformen, y todo pase.

Y mientras la voz del clérigo en la iglesia se escuchó para pedir por la reportera y su descanso, otras voces afuera, en la misma mañana, continúan criminalizándola.

La conmoción que este suceso tuvo más allá de Pluviosilla se reflejó en la presencia de periodistas no solo locales o del país, sino incluso de medios de comunicación de otras partes del mundo.

Concluyó la eucaristía con una última bendición. La carroza fue custodiada una vez más, ahora hasta el sitio donde el cuerpo de la reportera, de la fuente policiaca, fue cremado este día.

-Con información de Avc