Uno de cada tres reporteros y articulistas perdió su empleo de 2000 a la fecha. La proporción es mayor en el caso de fotógrafos y camarógrafos: cuatro de cada 10 han perdido su posición en las organizaciones para las que trabajaban. Son datos que reflejan la crisis por la que pasan los medios de comunicación en todo el mundo y que este jueves tuvo un nuevo botón de muestra. The Guardian, una de las principales cabeceras de prensa del Reino Unido, que ha logrado competir cara a cara con los mayores medios en Estados Unidos, anunció un recorte de personal que afecta prácticamente a uno de cada cinco de sus trabajadores actuales.

Guardian Media Group, la empresa editora de la publicación inglesa, anunció un recorte de 250 trabajadores de su plantilla, entre ellos 100 del cuerpo editorial. Adicionalmente, no renovará 60 contratos que están a punto de vencer, tanto en el área comercial como editorial. En total la plantilla será reducida en 18 por ciento respecto de su número actual. Ello significa que prácticamente perderá su empleo uno de cada cinco trabajadores del grupo, que también publica el dominical Observer.

La reducción de personal irá acompañada por el abandono de proyectos que esa empresa considera que nos son rentables. Uno de los cancelados es la transformación de una vieja estación de ferrocarril en un auditorio, donde planeaba organizar conferencias. Después de 10 años de pérdidas, el grupo espera, con las medidas adoptadas, recuperar la rentabilidad en un plazo de tres años, de acuerdo con un comunicado publicado en su página electrónica.

El volátil entorno en que se mueven los medios de comunicación ha llevado a la urgente necesidad de tomar una medida radical, explicó Katharine Viner, directora de The Guardian, en un mensaje a la plantilla en el que comunicó la decisión.

“Nuestro plan de acción tiene un objetivo: asegurar la integridad periodística y la independencia financiera de The Guardian a perpetuidad”, aña-de el comunicado.

La nota del diario apunta a una de las razones que han cambiado el entorno para los periódicos en todo el mundo. Las tecnologías digitales cambiaron la forma en que se difunden y consumen las noticias. Y con ese cambio, plataformas como Google y Facebook se han hecho con la parte del león de los presupuestos publicitarios. Además, añade, el crecimiento de la telefonía móvil hace más difícil para las empresas editoras obtener beneficios económicos de la publicación de impresos.

The Guardian tuvo el año pasado un tiraje de 185 mil ejemplares. Con sede en Reino Unido, tiene también ediciones en Estados Unidos, donde se ha vuelto competitivo frente a los diarios de referencia de ese país, y Australia. El recorte sólo afecta a su oficina británica. The Independent, que imprime 61 mil 338 ejemplares, se convertirá en un diario electrónico el próximo mes.

Largo y sinuoso camino

Los recortes de personal en los diarios, la desaparición de cabeceras y el fin de versiones impresas que mudan a las plataformas digitales se han vuelto tan frecuentes que corren el riesgo de dejar de ser noticia.

Los fotógrafos y camarógrafos son el grupo más afectado. El Centro de Investigación Pew establece que la pérdida de empleo en estas especialidades ha sido de 43 por ciento desde 2000. Cuatro de cada 10, según la investigación, centrada sobre todo en datos para la prensa estadunidense. En el caso de reporteros y articulistas se han perdido 32 por ciento –un tercio– de las plazas existentes hace seis años.

http://www.jornada.unam.mx/2016/03/18/economia/026n1eco