Xalapa, Ver. En el cuarto aniversario luctuoso de la periodista Regina Martínez Pérez, quien fuera corresponsal de la Revista Proceso, comunicadores de la capital del estado exigieron nuevamente el esclarecimiento de su asesinato.

Concentrados en la plaza que lleva su nombre, recriminaron que los diputados locales se hayan limitado a ponerle su nombre a la sala de prensa del Congreso del Estado, ya que esto no abona a la justicia que el gremio ha solicitado en más de una ocasión.

“Nunca volví a los Alcatraces”

Guadalupe López Espinosa, periodista de la fuente legislativa, que compartió años con Regina, leyó unas líneas en su memoria, donde evocó algunas anécdotas con la reportera en la fonda Los Alcatraces, lugar al que dijo, no ha vuelto desde su muerte.

Visiblemente consternada, López Espinosa recordó que días antes de su muerte, hablaban ya de agresiones a periodistas, la inseguridad del estado y la caravana de madres centroamericanas que recientemente había pasado por esa zona.

“Tampoco me volví a sentar en el palco de prensa del Congreso donde también compartía con ella un lugar; ahí en el Congreso donde ella cubrió muchos años de su vida, tengo fresco en la memoria que en los tres o cuatro días siguientes a su asesinato, la mayoría priista no quería pronunciar el nombre de Regina”, señaló.

La periodista, criticó que en enero pasado se haya puesto el nombre de Regina a la sala de prensa, lo que calificó como conveniencia política.

“Nosotros desde aquí seguimos y seguiremos exigiendo justicia para Regina y también para todos los compañeros y compañeras muertas en este sexenio duartista que afortunadamente está por concluir. Esperemos que la pesadilla no se repita. A Javier Duarte lo juzgará la historia”.

Los periodistas llevaron de manera previa, algunas flores a la tumba de la reportera veracruzana y en la plaza, volvieron a colocar una placa con su nombre.