Veracruz, Ver. Delincuentes allanaron la casa de un reportero e hirieron a su padre y a su hermano en lo que parece fue un intento de robo a la tienda de abarrotes de la familia.

Los hechos se dieron la noche del jueves en la comunidad de Citlaltépetl, en el municipio de Álamo Temapache, en la zona norte de la entidad, cuando desconocidos ingresaron al hogar de Gil Cruz Ambrosio, dueño de El Periódico MX y ex reportero de Notiver.

Relató que en la madrugada dos personas, con aspecto de jóvenes, se metieron a la vivienda, al parecer, con la finalidad de robar el dinero de la venta del día de la tiendita.

Ambos sujetos iban armados, uno con un cuchillo y el otro con una escopeta, de las que se usan para la caza.

“Llegaron a la tienda, que ya estaba cerrada, y llegaron apuntando con el rifle. Mi hermano que vive, en el local, arriba de la tienda, se dio cuenta y bajó, los muchachos estos, no sé si inexpertos o temerosos o iban drogados, no les dio tiempo de decir nada porque mi hermano, inmediatamente, se les fue encima, a uno, a los golpes y el otro con el rifle le apuntaba a mi papá.

“Mi papá agarró valor y con una escoba también empezó a golpear a la otra persona, tumbaron a mi papá y ya en el suelo a mi papá (…) trae una herida como de 10 centímetros en la cabeza, otra como de 3 centímetros a un costado, también en la cabeza y un navajazo en el cuello, a un costado arriba del hombro”, relató el reportero.

Su hermano, dijo, sufrió una lesión en la cabeza porque le pegaron de culatazos de la escopeta que portaban que ya no pudieron usar para disparar porque del golpe el arma de fuego se rompió en la parte de madera.

“Mi hermano logró darle una pedrada en la cara a uno de los agresores y mientras mi papá también forcejeaba con el otro y también le alcanzó a dar con el palo de escoba tres golpes en la cabeza al otro sujeto. Eso me dicen que fue en un lapso de tres minutos o cuatro”.

Hasta el momento, el periodista no ha podido denunciar los hechos porque al acudir hoy en la mañana al Ministerio Público le dijeron que tenía que llevar un certificado médico para constatar las lesiones de sus parientes.