Xalapa, Ver. Al menos 11 elementos de la Secretaría de Seguridad Pública (entre ellos el subdelegado) fueron concentrados en esta capital, luego del asesinato del periodista Pedro Tamayo Rosas.

Fuentes consultadas informaron que ocho de ellos lo habrían hecho de manera voluntaria, pero al final, la Fiscalía General del Estado ordenó que una decena de efectivos, fueran concentrados para nuevas declaraciones.

Lo anterior, luego de que la viuda del periodista, Alicia Blanco, acusara que los elementos evadieron el auxilio al reportero, se negaran a atrapar a los agresores e incluso, dieran direcciones falsas a la ambulancia de la Cruz Roja para retrasar su llegada.

Los elementos, narraron su versión de los hechos en el domicilio de Tamayo Rosas la noche del miércoles.

Es de destacar que los efectivos hacían uso de la misma patrulla en la que operaba Marcos Conde, ex delegado de la SSP y quien está bajo proceso por desaparición forzada.

Un video muestra el momento en el que Pedro Tamayo Rosas está sobre el pavimento, ensangrentado, y los policías solo llaman por sus radios, aparentemente a los cuerpos de auxilio y rescate, sin dar la dirección correcta, tras lo cual reciben reclamos de parte de los familiares.

Según lo declarado por su esposa, inmediatamente después de la agresión el hijo del extinto periodista corrió tras los agresores y solicitó a los elementos el auxilio para capturarlos, sin embargo, estos hicieron caso omiso.

Esta sería la segunda ocasión en este año, en que policías estatales de Tierra Blanca se ven involucrados en ilícitos.

El primer caso fue el 11 de enero, cuando privaron de la libertad a cinco jóvenes para entregarlos a un grupo de la delincuencia organizada.