“Lo que quieren es que tengamos miedo, y mientras más miedo, más infierno seguirá habiendo en Veracruz”, sentenció Esther Hernández Palacios, madre de Irene Méndez , asesinada junto a su esposo Fouad Hakim en 2010, al presentar el libro del periodista Noé Zavaleta la tarde de este viernes.

El libro titulado “ Javier Duarte, un gobierno fatídico”, arrancó las lágrimas de la académica, el dolor y la impunidad resumida en sus páginas le impidió hacer una reseña completa.

“El libro me dolió, aquí hay cientos de asesinados, de desaparecidos, de fosas clandestinas, de secuestrados, que son cifras, pero para nosotros son personas que han muerto en este infierno, tenían padres, y tenían madres, cuando leí el libro, lloré, y no pude escribir un texto”.

Minutos después de tomar el micrófono, Esther confesó “ Empecé a tener miedo, es la primera vez”.

Sin embargo, dijo estar consciente que este es el objetivo del gobierno, “ Que bueno, que lean el libro, lo compren, porque vivimos en un infierno, el título no es un metáfora, es una desgraciada realidad de la que Noé deja pista, anécdotas, para que estemos conscientes sobre estos horrores , y a partir de esta conciencia no permitamos que siga esta desgracia, para que no nos quedemos callados, ni con los brazos cruzados”.

Algo está pasando en Veracruz, para que se convirtiera en agujero negro

Al tomar el micrófono, el periodista corresponsal de proceso, lanzó una frase que dejó en silencio el auditorio

Algo está pasando en Veracruz, para que se convirtiera en agujero negro.

El periodista narró en poco más de media hora los 20 capítulos de horror e impunidad que conforman el libro, y que afirma escribió para que nadie olvide nunca, quienes fueron los que “ fregaron “ a Veracruz.

El libro resume tres cosas sencillas: historias de corrupción, de impunidad, de incompetencia gubernamental, historias de un Veracruz con más de 950 desaparecidos.

¿ Qué tiene que estar pasando en Veracruz para que al cierre del libro, hubiera ina contabilidad de 15 narcocementerios de norte a sur, y solo se admita la mitad de ellos? , y ahora sabemos hay más de 21 fosas exploradas.

“ Algo tiene que pasar, para que al termino del libro hubiera 17 reporteros y asesinados y varios desaparecidos, entre ellos el caso de Sergio Landa, desaparecido en 2012 y quien fue dos veces secuestrado en un año”.

Noé relató que para hacer la reconstrucción de la historia del reportero, el jefe zeta de la zona tuvo que morir en un enfrentamiento, para que los compañeros periodistas dejaran de tener miedo, y dejarán salir a la luz la historia.

A decir del reportero, el estado se ha dio de las manos del gobierno, y todos tienen un grado de responsabilidad: los cuatro procuradores de justicia, los secretarios de seguridad pública, lo más de 60 secretarios de despacho, que han sido cómplices e impunes.

Apenas hace diez años, la historia periodística más interesante para reportear era el huracán en puerta, algún tráfico de influencias, pero ahora el narcotráfico y las historias de desaparecidos acaparan la agenda mediática, señaló.

En un auditorio atiborrado de espectadores, que incluía a personas de colectivos de desaparecidos y defensa de los derechos humanos, afirmó que el libro pretende ser una memoria viva, un homenaje para la gente que no merecía morir.