Ciudad de México. Durante 2015 el estado de Veracruz y la Ciudad de México fueron los lugares más peligrosos del país para ejercer el oficio periodístico, con 67 agresiones a comunicadores en cada una de estas entidades federativas.

Así lo advirtió el diputado federal del PRD, Alberto Martínez Urincho, quien se pronunció porque en la Ley para la Protección de Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas, se especifique concretamente que como periodistas se considere también a los articulistas, blogueros, tuiteros, columnistas, fotoperiodistas, caricaturistas, documentador, y a cualquier persona cuya actividad consista en recabar, generar, procesar, editar, comentar y publicar información.

El legislador destacó que al ejercer su libertad de expresión, los periodistas cumplen con la función vital de informar sobre la situación imperante en el país.

Sin embargo, brindar información se ha convertido en una actividad de alto riesgo en México. Muestra de ello, es El Balance Anual de Periodistas Asesinados en el 2015, que considera a México una de las zonas más mortíferas del mundo para ejercer el periodismo

Mientras que el informe anual de la organización Artículo 19, denominado MIEDO, también registra un deterioro del ejercicio de la libertad de expresión en México.  Ya que documentó que en 2015 se registraron en nuestro país 397 agresiones contra los periodistas.

Lo que incluyó: amenaza (84), asesinatos (8), ataque a medios de comunicación (60), ataque físico o material (109), desaparición forzada (1), desplazamiento forzado (5), hostigamiento y acoso (43),intimidación (31), intrusión no autorizada (7), privación de la libertad (37), violencia institucional (12).

“En 2015 las entidades que más agresiones registraron a nivel nacional fueron Ciudad de México y Veracruz con 67 agresiones, Guerrero con 56 agresiones y Puebla con 36 agresiones”, advirtió el diputado Martínez Urincho.

Añadió que el ataque a los medios digitales se ha convertido en un medio fácil de agresión contra periodistas, ya que a través de estos medios la amenaza se expresa como una respuesta automatizada o como intervenciones agresivas desde el anonimato, por lo que resulta prácticamente imposible prever su alcance, así como identificar al agresor.

“El aumento de agresiones a medios digitales refleja las nuevas tendencias en el periodismo, dichos medios han adquirido mayor relevancia frente a los medios impresos. Sin embargo, la aparición de nuevas maneras de informar, muchas de ellas independientes, también representa un foco vulnerable para las agresiones, puesto que es posible agredir a un periodista desde el anonimato. Algunas de estas agresiones han sido mensajes constantes de acoso con connotación sexual o campañas de desprestigio sexual o laboral”, aseguró el diputado federal.

Por ello, a través de una iniciativa para reformar el artículo segundo de la Ley para la Protección de Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas, el diputado Alberto Martínez Urincho propuso incluir en dicho artículo que también estarán protegidos bajo esta ley los blogueros y los tuiteros.

Recordó que en 2014 fue el primer año en que se registraron ataques (cinco), contra blogueros y tuiteros, Y para 2015 aumentó a seis el número de agresiones contra este tipo de comunicadores, vinculadas con su labor periodística.

Destacó que la desaparición de periodistas es otra vertiente de agresión hacia dichos profesionistas, y recordó que “en el 2015 se registro la desaparición de una fotorreportero, el cual huyó de Veracruz hacia la Ciudad de México tras recibir amenazas de muerte. Sin embargo, en julio de 2015 se le encontró muerto con signos de tortura”, lo que demuestra la falta de protección a los periodistas en nuestro país.