Xalapa, Ver.- El gobernador Miguel Ángel Yunes Linares aseguró que detrás del ataque al destacamento de la policía federal en Orizaba para rescatar un camión con 14 mil litros de combustible robado, hay una red que incluye grupos de choque y a comunidades como Tetelcingo en el robo, distribución y venta de combustible robado.

Cabe recordar que la tarde del domingo, la policía federal confiscó un camión con miles de litros de hidrocarburo, ante ello, al menos 50 personas armadas con palos, machetes y armas de fuego atacaron la comisaria con intención de recuperar el camión, el hecho provocó un enfrentamiento y fueron detenidas 11 personas.

El mandatario explicó que varias comunidades de Tetelecingo, Coscomatepec ubicado a una hora de donde ocurrieron los hechos están vinculadas al robo de combustible, y una cadena de distribución y venta.

“La delincuencia organizada vende a trasportistas de la zona el combustible robado, por eso hemos ya iniciado un programa para regularización del transporte, con tarjetas de prepago de combustible, que nos permita saber dónde y cuándo compraron, de tal forma de cortar la fuente de venta”, dijo.

En entrevista en el noticiero de Radio Fórmula, señaló que en la zona también hay un grupo de choque que anteriormente se dedicaba al bloqueo de la caseta de Fortín de las Flores, y que también estaba vinculado a la “defensa” laboral.

“Son grupos que llevaban a cabo ilícitos diversos, desde robo de combustible, bloqueo de vialidades, hasta la amenaza, pues iban empresas y amenazaban con quemarla si no restablecían a las personas en sus puestos laborales”, dijo.

Yunes Linares explicó que hay una red en la región que se dedica a la ordeña de ductos, y vende gasolina hasta 30 o 40 por ciento más barata.

Afirmó que bajo la impunidad de muchos años, se atrevieron a ir a la Policía Federal de la zona para rescatar el vehículo, aunque no contaban con la respuesta del Grupo Coordinación Veracruz quien repelió la agresión.

Avc

[relativa1]

[relativa2]

[relativa3]