Poza Rica, Ver.- Tras más de tres días de haberse registrado el atentado que mantiene en estado grave al periodista pozarricense, Armando Arrieta Granados las autoridades no han dado a conocer avances en la investigación para esclarecer el caso, mientras continúan movimientos de protesta por parte de colegas y amigos.

El atentado a balazos que sufrió Armando Arrieta Granados en el acceso a su vivienda en la colonia Agustín Lara ha puesto nuevamente en “tela de juicio” las garantías de seguridad para ejercer la libertad de expresión en Veracruz.

La Fiscalía General de Justicia del Estado (FGJE) no ha dado a conocer avances en la investigación por el atentado que mantiene a Arrieta Granados, de 51 años de edad, en riesgo internado en una clínica del IMSS en el puerto de Veracruz.

De igual forma tampoco la Procuraduría General de la República (PGR), que  atrajo el caso al igual que  el asesinato del periodista Ricardo Monluí Cabrera, a través de la Fiscalía Especial para la Atención de Delitos Cometidos contra la Libertad de Expresión (FEADLE) ha realizado algún informe para esclarecer el hecho.

Trascendió que desde el pasado miércoles personal de la PGR realiza indagatorias, al igual que la Fiscalía General de Justicia que encontraron al menos cuatro casquillos  de calibre 9 milímetros en las afueras del domicilio del periodista y docente de la Universidad Veracruzana.

Este sábado periodistas de Poza Rica realizaron una marcha para exigir el cese de las agresiones contra periodistas, misma que finalizó frente a las instalaciones de la Unidad Integral de Procuración de Justicia, en la colonia Morelos, y en donde colocaron 21 veladoras para recordar a los colegas asesinados en los últimos años y cuyos casos tampoco están esclarecidos.

Avc

[relativa1]

[relativa2]

[relativa3]