Xalapa Ver. –A través de un ejercicio de autocrítica al periodismo latinoamericano, el profesor Roberto Herrscher advirtió sobre siete peligros que acechan esta profesión, y siete posibles antídotos a considerar en un entorno de inseguridad y de violencia.

Lo anterior fue expuesto en Xalapa, Veracruz, durante el conversatorio “La miseria del mejor oficio del mundo”, mismo nombre del más reciente artículo de Roberto Herrscher en el periódico The New York Times, en su edición en español.

Para el sociólogo nacido en Buenos Aires, Argentina, “se terminó la época de hablar de todo. El mundo requiere de periodistas especializados; si nos hemos extendido en una serie de herramientas, tenemos que enfocarlo en un tema que nos haga necesarios y aliados de la sociedad”, expuso ante periodistas y profesores de la capital veracruzana.

“Que nos maten. Que nos silencien”

Herrscher recordó que, de acuerdo con cifras de la ONG Reporteros sin Fronteras, solo en Siria y Afganistán – países declarados en guerra –  matan a más periodistas que en México. Sobre ello destacó el caso de Veracruz, donde 20 fueron asesinados y tres más desaparecidos en los últimos siete años.

“Si nada vale para nosotros una vida humana y no hay forma de protegerse, ellos ganan (empresarios dueño de periódicos y gobierno) y nosotros deberíamos rendirnos. Ante el miedo y la autocensura está la unión y el coraje”, sugirió como antídoto el autor del libro Periodismo Narrativo.

Indiferencia de reporteros, sobre lo que pase a reporteros

Sobre este punto, Roberto Herrscher citó como ejemplo a Jorge Ramos, periodista mexicano que en agosto de 2015 fue corrido de una conferencia de prensa del hoy presidente de los Estados Unidos de América, Donald Trump. “Solo a pocos compañeros les preocupó la situación, los demás siguieron haciendo sus preguntas”.  

Cuando a Jorge Ramos lo retiraron de una conferencia de Donald Trump, los demás siguieron con sus cuestionarios.

Que a nadie le importemos

“Que la sociedad deje de vernos como aliados y necesarios, sino como serviles e intrascendente. Peor aún, que tengan razón. Que estemos dedicados a contar estupideces y a “cubrir” noticias en lugar de descubrir al poder.

Ante estos dos problemas, Roberto Herrscher sugirió un periodismo más patriótico que veraz. “Que la verdad para el periodista, en independencia de nuestros medios, sean faros de luz y agentes de cambio. Que la sociedad nos necesite y nos vea como aliados y necesarios.

Que no podamos vivir de esto

“En México un periodista gana menos que una señora que hace la limpieza en España”, advirtió el egresado de la Columbia University. Ante este panorama, invitó a la unión del gremio reporteril “para exigir condiciones y pago justo por nuestro trabajo”.

A las condiciones laborales expuestas, Roberto Herrscher añadió que ahora el periodista carece de tiempo, recursos e independencia para realizar su función. Por lo que dijo, “se debe vivir dignamente con nuestra profesión”. 

El último peligro referido fue “que perdamos las ganas y la conciencia de por qué hacemos esto” por ello, Herrscher señaló un grupo de reporteros, que asegura, son la muestra de un periodismo que apuesta por la dignidad y “servir con orgullo”.

Entre los citados, Juanita León, colombiana; Graciela Mochkofsky y Cristian Alarcón Casanova, argentinos; Julio Villanueva Chang, peruano; Laura Weffer, venezolana; y Marcela Turati, mexicana.

[relativa1]

[relativa2]

[relativa3]