Xalapa, Ver. – “Firmamos un papel porque según el Gobierno me iba a apoyar para darle de comer a mis pollos y a mis puercos. Ya va para un año y nada. Cuando puedo les doy lo mismo que a mis hijos, maíz que siembro en mi terrenito”.

Son las palabras de Anita Gaona, integrante de la Red Autónoma de Campesinos Indígenas, Movimientos y Organizaciones Sociales (Racimos). Ella, junto a un grupo de 400 jornaleros provenientes de las zonas Totonaca y Huasteca, del norte de Veracruz, bloquearon este jueves 23 de noviembre las principales arterias de la capital, Xalapa.

[relativa1]

Los ingresos de Anita dependen de la venta de maíz y de café que ella siembra en un pequeño huerto del municipio de Mecatlán. Asegura que hoy no se da abasto con la alimentación de cuatro hijos y de ocho marranos que obtuvo mediante un programa de asistencia local.

“A todos les doy maíz, que es lo que vendemos y lo que comemos. Es difícil porque el puerco come mucho y ya lleva rato que no me dan apoyo para darles de comer. En veces cuando se me acaba la siembra tengo que comprar a alimento, pero ¿de dónde? Si tampoco hay trabajo”, se lamenta.

Anita también estuvo presente en la firma de un acuerdo del 16 de enero de 2017, donde Octavio Legarreta, delegado de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural Pesca y Alimentación (Sagarpa) en Veracruz, se comprometió a nombre de los gobiernos estatal y federal a cubrir los pagos relacionados con proyectos productivos y de vivienda.  

De acuerdo con Antonio Hinojosa, líder de Racimos, el adeudo no rebasa los cuatro millones de pesos, sin embargo, tras cuatro mesas de trabajo sostenidas en 2017, su grupo no ha tenido respuestas por parte de las autoridades responsables.

[relativa2]

“Hay falta de respeto hacia esta gente. Queremos que cumplan con los acuerdos que quedaron pendientes, tuvieron meses de trabajo y ya se les acabó el tiempo”, aseguró Hinojosa quien a su vez respaldó el bloqueo con palos y machetes de la avenida Lázaro Cárdenas.

En el lugar de la protesta, frente a las oficinas de Sagarpa, se apersonaron unos 100 elementos antimotines de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP), acción que fue recriminada por los inconformes.

“Hay intolerancia en este gobierno. Hemos visto como hablan con prepotencia y se jactan de que efectivamente desalojan de las carreteras a campesinos porque supuestamente no tienen la razón”, agregó Antonio Hinojosa.

De acuerdo con el líder de Racimos, los jornaleros agraviados aplazaron sus labores en 15 municipios y arribaron este jueves a la capital para exigir nuevamente que el campo, uno de los sectores más agraviados en el sexenio pasado, sea atendido por la administración de Miguel Ángel Yunes Linares.

Cabe mencionar que el pasado 15 de noviembre el Órgano de Fiscalización Superior del Estado de Veracruz (ORFIS), presentó una denuncia contra funcionarios de la Secretaría de Desarrollo Agropecuario, Rural y Pesca (Sedarpa) por un presunto desvío de 42 millones 129 mil 821 pesos, detectado en la Fiscalización Superior de la Cuenta Pública del Ejercicio 2016.

De acuerdo con la observación Número: FP-024/2016/009, no existe respaldo documental sobre la entrega de recursos a beneficiarios de siete programas sociales, relacionados con actividades productivas del sector Primario, fertilización de cultivos, entrega de animales, granos, oleaginosas, fertilizantes y equipamiento agropecuario.

Tras conseguir una reunión con funcionarios, Anita Gaona y sus compañeros del grupo Racimos regresaron a sus municipios con nuevos compromisos similares a los que firmaron 11 meses atrás. “Nos vamos como llegamos, con las manos vacías”, expresaron los agraviados.

[relativa3]