Xalapa, Ver.- En el mes de noviembre de 2018 el gobierno de Miguel Ángel Yunes Linares contrató dos créditos quirografarios por 4 mil 300 millones de pesos, que tendrá que pagar a más tardar en el mes de septiembre del año corriente.

Datos del portal de Hacienda y Crédito Público, establecen que los dos créditos se suman a los 10 que contrató –en el mes de noviembre de 2017- como parte de la reestructuración de la deuda pública por 38 mil millones de pesos.

Por segundo año consecutivo Yunes Linares contrató créditos a corto plazo para resolver compromisos económicos, en está ocasión argumentó que Secretaría de Finanzas y Planeación (SEFIPLAN) tenía “insuficiencia de liquidez a corto plazo”.

[relativa1]

El primer crédito lo otorgó Banco Interacciones en el mes de noviembre de 2017, su registró se dio el pasado 8 de febrero pasado y el monto que recibió tesorería estatal fue de 2 mil 500 millones de pesos.

El segundo se contrató con Banco Multiva, en el mes de diciembre de 2017, y se registró ante Hacienda el pasado 8 de febrero. El monto también fue de 2 mil 150 millones de pesos.

En el 2016, a sólo 20 días de que rindió protesta de ley, Yunes Linares anunció la contratación de tres líneas de crédito por 10 mil millones de pesos. Detalló que eran necesarios 4 mil 500 millones de pesos para el pago del magisterio y la burocracia.

Con lo anterior, se confirma que en sólo dos años Yunes Linares, quien en campaña ofreció no endeudar más a Veracruz, ha contratado al menos 15 créditos bancarios, por un monto de 52 mil millones de pesos.

La reestructura

En el mes de noviembre de 2017 el Gobierno del Estado, a través de la Sefiplan que dirige Guillermo Moreno Chazzarini firmó 10 contratos con seis instituciones bancarias que compraron la deuda que fue heredada por el Gobierno de Javier Duarte de Ochoa, hoy preso por lavado de dinero y delincuencia organizada.

Se contrataron dos créditos con Santander el primero por 6 mil y el segundo por 4 mil millones de pesos que se van a saldar en un plazo de 20 años.

Interacciones prestó 745 millones de pesos, que se tendrá que pagar en un periodo de 240 meses; Monex abrió una línea de crédito por mil millones de pesos que se van a liquidar en los siguientes 15 años.

[relativa2]

Banorte prestó 4 mil 54 millones de pesos que se van a pagar a 20 años; Multiva autorizó la transferencia de 5 mil millones al gobierno del Estado.

Por su parte Banobras autorizó 4 líneas de crédito por 17 mil 200 millones de pesos que se van a pagar hasta en 30 años.

La historia

El 24 de enero del 2017 el gobernador Miguel Ángel Yunes solicitó al Congreso de Veracruz la reestructuración de la deuda pública, ya que, dijo, los altos intereses de los 21 créditos que le fueron heredados estaban ahorcando las finanzas estatales.

El 28 de febrero se enlistó en el orden del día el dictamen por el que se aprobaba la negociación con instituciones bancarias a fin de reducir el alto costo de la deuda, sin embargo, ante la falta de consenso se determinó retirar el dictamen del orden del día.

El entonces presidente de la Comisión de Hacienda del Estado, Sergio Rodríguez pidió regresar el documento a comisiones, para un mayor análisis.

El 14 de marzo se hizo el segundo intento por sacar adelante la petición el Ejecutivo del Estado, en esa ocasión tampoco se lograron los votos de las dos terceras partes de los diputados presentes. El PAN, PRD y PANAL sólo sumaron 25 votos.

El PRI condicionó su voto a favor a cambio de modificar el dictamen y obligar al gobierno a pagar los más de 3 mil millones de pesos que se habían retenido de manera ilegal a los municipios, además de pagar a proveedores y prestadores de servicios con los que se mantenían pasivos.

Tres días después, el 17, finalmente se logró la votación requerida para empezar con la renegociación de la deuda. Y cinco meses después, en agosto, se lanzó la licitación pública nacional para vender la deuda de las administraciones de Fidel Herrera y  Javier Duarte de Ochoa.

En el mes de noviembre de 2017 –el día 10- el Ejecutivo anunció que se habían logrado 10 créditos del gobierno del estado, lo que reduciría el monto que se paga por el servicio de la deuda, con lo que se lograban liberar 2 mil millones de pesos.

[relativa3]