Aunque decidió no contratar sus servicios, el PRI habría pagado a Cambridge Analytica para que no colaborara con ningún otro partido en México, según dos personas con conocimiento directo de las negociaciones, citadas por The New York Times.

La extinta empresa, involucrada en un escándalo en el que utilizó información personal de los usuarios de Facebook para "dirigir" el resultado de las elecciones en Estados Unidos, se acercó al PRI ante sus malos números en las encuestas rumbo a la elección presidencial de 2018, de acuerdo a la propuesta de 57 páginas que redactó la compañía y a la que tuvo acceso el diario norteamericano.

Dicho plan, se detalla en el documento consultado, le costaría 7.2 millones de dólares al PRI.

Se agrega que el tricolor revisó durante varios meses y decidió que ellos mismos podían encargarse de la campaña que le proponían.

"El partido podía hacer eso por sí solo. Sin embargo, como una muestra de las medidas extremas a las que el priísmo está dispuesto para afianzar su posición en el poder, le pagó de cualquier manera a Cambridge Analytica (...) para que no colaborara con ningún otro partido, de acuerdo con dos personas con conocimiento directo de las negociaciones", se precisa en el reportaje del NYT.

La propuesta de la empresa empezó a circular en 2017, cuando el entonces presidente del PRI, Enrique Ochoa, buscaba soluciones ante el panorama electoral.

En esos momentos, la compañía ya se había establecido en México para "buscar negocio", se indica en el rotativo norteamericano.

Para la firma, el PRI "era la opción más obvia: era el partido más grande y necesitaba ayuda desesperadamente", resaltó el NYT.

A pesar de los mal números, Cambridge Analytica le prometió al PRI lograr una "remontada sorpresiva", agregó.

Otra propuesta que puso sobre la mesa fue mejorar la imagen del PRI y destruir la de Andrés Manuel López Obrador, quien lidera las encuestas.

"Con técnicas similares a las empleadas en contra de Hillary Clinton en la elección presidencial de 2016", Cambridge Analytica prometió "una poderosa estrategia de campaña negativa para socavar" a López Obrador.

Con información de La Silla Rota

[relativa3]