Estefanía Murillo | La Silla Rota

A dos semanas del proceso electoral que dejó para el PRI, PAN y PRD saldos negativos, los tres partidos políticos entraron en un periodo de renovación de sus dirigencias nacionales para relevar a quienes estuvieron al mando durante la jornada que les arrebató importantes bastiones y les significó una derrota histórica.

En medio de procesos de "reflexión" y reclamos de sus activos y militantes, por los desfavorables resultados obtenidos el 1 de julio, estas fuerzas políticas trazan la ruta para la sucesión de sus presidentes nacionales cuyo reto es superar la embestida de que provocó Andrés Manuel López Obrador (AMLO) y consolidarse como oposición frente a Morena, instituto que además de ganar la presidencia de la República se hizo de cinco de las nueve entidades en disputa.

PRI ANALIZA ABIERTA ELECCIÓN DE SU NUEVA PRESIDENCIA

Con la salida de René Juárez Cisneros del Revolucionario Institucional y el ascenso de Claudia Ruiz  Massieu como presidenta nacional en turno, liderazgos de esta fuerza política están considerando una elección abierta como método para la renovación de su Comité Ejecutivo Nacional.

Ello implicaría poner a consideración de más de 6 millones de militantes el liderazgo de su partido, lo cual no es un esquema frecuente de elección.

La última vez que se optó por esta vía fue cuando se designó en 2007 a Beatriz Paredes al frente de la dirigencia nacional, luego de la derrota de 2006, la peor registrada hasta ese año cuando Roberto Madrazo obtuvo solo el 22% de los votos emitidos en la elección donde Felipe Calderón resultó electo.

[relativa1]

En entrevista con LA SILLA ROTA, Arturo Zamora Jiménez, líder de la CNOP uno de los organismos del partido tricolor, aseguró que se está considerando "democratizar" la elección del próximo líder del priismo nacional, el cual será electo una vez que termine el actual periodo para el que originalmente fue electo Manlio Fabio Beltrones.

"El único método que nos va a dar cohesión al interior del PRI, y el único método que nos da la  garantía de la unidad, es el de una elección completamente abierta para que toda la militancia opine y elija a su siguiente dirigente (...) a Claudia le va a corresponder establecer bases muy sólidas para democratizar la siguiente fase del partido que es la elección de la nueva dirigencia", expresó.

Señaló que aunque existen otros métodos de designación, como la Convención de Consejeros Políticos Nacionales y la Asamblea Nacional, abrir este proceso a la militancia es la mejor manera de recobrar la unidad.

"Esto permite no solamente legitimar sino amalgamar el pensamiento de los priistas a favor de la persona, hombre o mujer, que puedan en un momento dado resultar electos en un proceso de esta naturaleza. Tenemos otras vías pero creo que no nos serviría como partido llevar un proceso electivo por consejeros políticos, hoy tenemos que abrir esto a la militancia de todo el país",  indicó.

PAN, LA DISPUTA INTERNA QUE VIENE

Tras la derrota electoral del pasado 1 de julio cuando Acción Nacional perdió la Presidencia de la República frente a Andrés Manuel López Obrador, por una diferencia de 30 puntos porcentuales, se emitieron llamados de diversos liderazgos –entre ellos gobernadores en funciones- para renovar la dirigencia nacional y dejar fuera al grupo de Ricardo Anaya.

El 9 de diciembre de 2017 Ricardo Anaya solicitó licencia para dejar la dirigencia del PAN, y así contender por la presidencia bajo el abanderamiento de la alianza "Por México al Frente" que también integraron PRD y MC. En ese momento dejó al mando a uno de sus más cercanos aliados: Damián Zepeda, quien este lunes anunció su retirada hacia el mes de agosto tras afirmar que busca dedicarse de lleno a la función legislativa.

Antes de este anuncio ya había empezado la pugna interna por ocupar la dirigencia del primer partido de oposición, en donde cinco grupos son protagonistas: el de Guanajuato que encabeza Miguel Márquez; el círculo cercano de Rafael Moreno Valle en Puebla; los aliados de Miguel Ángel Yunes en Veracruz; los Calderonistas que mantienen posiciones clave del partido; y los propios Anayistas.

Sobre el proceso de renovación que le espera al partido, el secretario general del PAN, Marcelo Torres, afirmó en entrevista con LA SILLA ROTA que lo ideal sería que hubiese un candidato de unidad; sin embargo, reconoció que se ve complicado este panorama.

[relativa2]

"Sería muy importante el que lográramos un consenso entre los panistas pero no podemos dejar de mencionar que cualquier persona que esté interesada en postularse como candidato a la presidencia del partido siempre tendrá absoluta libertad de hacerlo.  Se ha hablado de que podría ser un candidato único, un candidato de unidad, sería lo óptimo sin embargo lo veo ciertamente difícil porque hay diversos actores que han levantado la voz", manifestó.

En ese sentido añadió que "siempre es importante la unidad pero jamás le vamos a coartar la posibilidad a algún miembro del partido a que ocupe este cargo tan relevante y tan digno como es la dirigencia del partido".

Mientras se avanza en ese proceso el PAN tiene previsto, para el próximo jueves, su primer reunión después de la elección del 1 de julio. Así lo dio a conocer el senador Ernesto Ruffo y uno de los interesados en liderar el panismo nacional.

En entrevista sostuvo que de cara a la renovación de su dirigencia, el PAN entrará a realizar un diagnóstico sobre los resultados de los comicios más complejos en la historia del país. "Es la primer reunión que tiene que desahogarse para llegar a una primera definición, el tema es como institución partir del análisis, hacer un balance, y partir para adelante a lo que sigue, pero tenemos que definir primeramente el piso".

Aseguró que aunque "algunos dicen que están dispuestos, otros que la quieren, otros los apoyan y otros se bajan" antes de discutir la sucesión de la dirección interna se tiene que valorar la situación en la que se encuentra el panismo para dar un nuevo rumbo y recuperarse de lo que llamó "el voto negativo, el voto de castigo" que terminó afectando a todos los partidos políticos.

PRD EN VÍAS DE RECONSTRUCCIÓN

En lo que respecta al PRD, partido que estuvo cerca de perder su registro y está en riesgo de no recibir más prerrogativas en nueve entidades, la situación es más crítica pues el relevo no solo es necesario, es obligatorio.

El Sol Azteca debe renovar su Comité Ejecutivo Nacional antes de que concluya octubre por mandato del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) o de lo contrario podría perder su registro independientemente de los resultados de la pasada elección.

En entrevista con LA SILLA ROTA el secretario general del partido, Ángel Ávila, recordó que la última elección interna del PRD fue en 2014, para el periodo que concluyó en 2017, pero como inició el periodo electoral en ese año fue imposible hacer la renovación pues la Ley General de Partidos Políticos así lo prohíbe.

Mientras transcurre el proceso y se toman definiciones, el segundo al mando en el Sol azteca aseguró que "Hay que hacer esta ruta de reconstrucción y mejorar lo que el partido ha hecho mal, echar a la basura las prácticas nocivas: el pleito interno y permanente de no vernos como un solo partido sino como equipos, creo que esa visión debe terminarse, hoy más que nunca se demuestra que los partidos políticos tienen vigencia si ven hacia afuera los problemas de la sociedad, tienden a desaparecer y el PRD tiene que replantear ese asunto de sus grupos internos".

Sobre la ruta y método de elección de su nueva dirigencia explicó que "Debe haber una renovación conforme a los estatutos, se están viendo distintos escenarios, algunos equipos plantean un congreso nacional, algunos equipos plantean una elección interna y eso tenemos que platicarlo. El consejo nacional tomará sus definiciones sobre cual proceso debe ser. Tendremos que valorar eso en los próximos días".

[relativa3]