Xalapa, Ver.-Los encargados de la Oficina en México del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ONU-DH) señalaron estar “profundamente consternados” por la desprotección en que se ha dejado a la Caravana Migrante en el estado de Veracruz, al quedar fragmentada por incumplimientos del gobierno local.

Esto luego de que la oferta de traslado humanitario del gobierno de Miguel Ángel Yunes Linares fuera cancelada, resultando en su fragmentación, cuya unidad, aseguró el organismo, era su principal fuente de protección, por lo que “una gran parte de las personas de la Caravana están no localizadas”.

En su cuenta de Twitter ONU-DH indicó que según información recabada en el terreno actualmente las personas migrantes están “desesperadamente" subiendo en camionetas privadas.

“Mismas que no se sabe si pertenecen o no a grupos del crimen organizado, en un estado en el que sin necesidad de situaciones extremas, como la actual, se reportan de manera regular secuestros y desapariciones de personas migrantes, a menudo destinados a trata de personas”.

El organismo llamó a que con urgencia los tres niveles de gobierno aseguren las condiciones necesarias para que la Caravana permanezca junta y protegida, con particular énfasis en prevenir los riesgos diferenciados que podrían sufrir mujeres, mujeres embarazadas y niños, ofrezcan la asistencia humanitaria y de protección necesarias, de la mano con entidades eclesiásticas, organizaciones no gubernamentales y Naciones Unidas presentes en el terreno, y garanticen una asistencia policiaca suficiente.

La Oficina en México del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos señaló que es preciso garantizar el cumplimiento de las medidas cautelares dictadas por la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), las recomendaciones de la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos (CIDH) y del Comité de Trabajadores Migratorios en relación con la protección de las personas migrantes de las caravanas que actualmente cruzan el territorio mexicano.

[relativa1]

Por su parte, activistas y colectivos aseveraron mediante un comunicado que los150 camiones que Gobernador prometió para ir el traslado a la CDMX nunca llegaron a Sayula de Alemán

Detallaron que el contingente, que se mantuvo más o menos compacto en su tránsito por Chiapas y Oaxaca, se dividió desde las primeras horas de este sábado 3 de noviembre en dos grandes grupos.

El primero compuesto principalmente por hombres jóvenes que avanzó trepado o dentro de vehículos de carga rumbo a Puebla y el segundo, de familias con niños, mujeres embarazadas o enfermos, que se dispersaron durante todo el día y parte de la noche entre Loma Bonita, Oaxaca, y Ciudad Isla, Tierra Blanca y Córdoba, en el estado de Veracruz, “escenario de desapariciones forzadas, extorsiones, secuestros, asesinatos, redes de trata y crimen organizado”.

Expusieron que esto ocurrió tras el desconcierto y la frustración que provocó la espera de dos horas de los 150 camiones que el gobernador prometió llegarían a Sayula de Alemán para llevarlos a CDMX y que nunca llegaron.

A primera hora, el grueso del grupo de migrantes decidió reiniciar su marcha a pie a como diera lugar por la ruta más peligrosa de la entidad, iniciando su travesía bajo medidas extremas en el viaje que aumentaron su vulnerabilidad y pusieron en riesgo sus vidas.

La atomización de la Caravana, que desde muy temprano fue escindiéndose en pequeños grupos de 20, 50, 300 o 400 —según fueron consiguiendo aventón o algún tipo de transporte—, fue rezagando a una retaguardia compuesta por más de 2 mil 500 personas, quienes caminando, de ride o en transportes diversos avanzaron hasta donde fuera posible.

Las organizaciones documentaron también el paso diversos tipos de transporte de carga colmados de migrantes, seguidos por patrullas de la Policía en la desviación de Isla, en Tierra Blanca, en Fortín y en Córdoba, sin tener certeza de su destino.

“Responsabilizamos al gobernador Miguel Ángel Yunes Linares por las consecuencias que la alta dispersión y fragmentación de la Caravana pudiera tener en la zona de mayor riesgo en la entidad; así como de los migrantes centroamericanos que tomaron ruta hacia Puebla”.

[Relativa2]

Finalmente exigieron a los tres niveles de Gobierno entender la movilidad humana como un derecho humano ante la búsqueda de mejores condiciones de vida, alertando a organismos nacionales e internacionales de derechos humanos y medios de comunicación, a generar acciones de presión a las autoridades de todos los niveles.

“Nosotros que conocemos perfectamente la violencia que se vive en Veracruz consideramos que la vida y seguridad de la Caravana en este trayecto corre peligro, como hemos documentado ya en cada uno de nuestros espacios de acción”.

Las organizaciones firmantes son el Centro de Derechos Humanos “Bety Cariño”, Sur de Veracruz; el Centro de Derechos Humanos "Toaltepeyolo", de Orizaba; el Centro de Derechos de las Víctimas de Violencia "Minerva Bello",  la Red Unidos por los Derechos Humanos (RUDH), la Pastoral social de Paraje, de Amatlán de los Reyes-Veracruz, Colectivo "Vive Migrante", de Amatlán de los Reyes y la Redes de Resistencia y Rebeldía (R3).

[relativa3]