Xalapa, Ver. - La fusión de Liconsa y Diconsa, el establecimiento de precios de garantía, y centros de distribución de básicos contempla, entre otros puntos, el proyecto de Seguridad Alimentaria Mexicana (Segalmex) propuesto, trazado e implementado por el gobierno de Andrés Manuel López Obrador.

Sin embargo, entre los ajustes que se están realizando en Veracruz se señalan despidos y cambios el cierre de oficinas.

El concepto de Segalmex prevé, a largo plazo, un esquema de operación similar a las miles de tiendas de conveniencia en el país, aunque se sustenta en un modelo surgido con el precepto concebido en el gobierno de Lázaro Cárdenas del Río de fomentar el autoconsumo y mitigar las exportaciones de básicos. A la postre, dicho ideal daría lugar a la Compañía Nacional de Subsistencias Populares (Conasupo) en la década de los sesentas.

El primer paso de funcionar a las empresas Liconsa, proveedora y comercializadora paraestatal de leche, y Diconsa, distribuidora de básicos en localidades con alta vulnerabilidad, generó la inconformidad de trabajadores de ambas por el cierre de almacenes y oficinas administrativas.

Es el caso de la sede en el puerto de Veracruz, en donde los empleados reportaron despidos y la suspensión de las actividades en la zona portuaria, enfocadas principalmente a la importación de leche en polvo.

El cierre de las instalaciones lo confirmó el delegado de los programas sociales en Veracruz, Manuel Huerta Ladrón de Guevara, quien detalló que a la fecha Liconsa atiende a 112 municipios y 30 mil usuarios en Veracruz con dotaciones de leche a 5.50 pesos por litro.

En este caso, la propuesta del Gobierno Federal es trasladar a mediano plazo a los empleados al Centro Integrador de la empresa paraestatal en la calle Urano.

"La Organización de las Naciones Unidas dice que la Soberanía Alimentaria implica que el 30 por ciento (de los alimentos) sean de importación y el setenta sea del país y nos dejaron los datos al revés: importamos el 70 por ciento de leche y producimos el 30", indicó.

Añadió que a esta acción se suman los centros de acopio, y la transformación de Segalmex para abastecer a los hogares de leche y de otros cuarenta alimentos.

"Con los precios de garantía incluso abrimos centros de acopio y acabamos de contratar cerca de cincuenta personas para atender los temas del acopio y distribución de los básicos: maíz, fríjol, leche y trigo panificable", aclaró y citó que los ajustes solo se refieren a la aplicación de una política de austeridad. 

Huerta Ladrón de Guevara señaló que actualmente la paraestatal atiende el centro de acopio de Xalapa y proyectó otros dos: uno para la zona de Misantla y uno más en el sur; los cuales operan a la par de 43 centros de granos y se prevé ampliar el número a cincuenta y tres.

No obstante, descartó irregularidades con el cierre de las oficinas administrativas, algo que calificó como un asunto normal en la reingeniería que se está implementando.

[relativa1]

FACHADA DE OXXO, MODELO DE CONASUPO

El pasado 30 de septiembre, el presidente de México Andrés Manuel López Obrador anunció el esquema de su programa de Seguridad Alimentaria (Segalmex) comprar al agricultor a precios de garantía y fomentar el consumo interno de básicos cosechados en el país.

En esa fecha, durante su 'conferencia mañanera' el Ejecutivo cedió la palabra al director de Segalmex, Ignacio Ovalle Fernández, quién ilustró que el concepto parte de atender a los campesinos más pobres y de menos tierra.

En el caso del maíz, se les requiere a los propietarios hasta cinco hectáreas de temporal y una venta de no más de veinte toneladas. En el caso del frijol, se les comprará a los agricultores con menos de 30 hectáreas (y 5 de riego) y a razón de quince toneladas o menos.

Para el trigo panificable se toma un precio de garantía de 5,790 pesos y el arroz a 6,120 pesos. 

La idea de Segalmex es comprar al maicero el kilogramo de maíz a 5.75 pesos; pero en las tiendas se ofrece a un precio de 5.00 pesos al público.

"No habrá una sola zona de productores y particularmente, hay que enfatizarlo, una sola zona indígena -donde tenemos aproximadamente 200 bodegas- que quede sin ser atendida", indicó en esa fecha el director de Segalmex.

Y aunque admitió que el proyecto del Sistema Alimentario Mexicano (SAM), propuesto por José López Portillo, dio precios de garantía a los agricultores, estos aplicaron a todos los productores y a la totalidad de las cosechas. 

Por lo que defendió que los precios de garantía del nuevo Segalmex difieren de la concepción priísta ya que entre otras cuestiones no se establece un límite de compra para los agricultores.

El proyecto Segalmex vislumbra establecer tiendas rápidas de abarrotes al estilo de las grandes cadenas de conveniencia.

Lo anterior, aun cuando durante los últimos dos sexenios, prevaleció la política de abandonar, cerrar y suprimir todas los supermercados dependientes del Gobierno, entre estos, los SuperISSSTE y las Tiendas IMSS, estas últimas, apenas surtidas y desaparecidas de las preferencias de los compradores.

[relativa2]

El modelo de Segalmex incluye la reorientación de 27 mil locales de conveniencia y abrir nueve mil establecimientos más a modo de imperar en el mercado abarrotero con 36 mil tiendas.

Al estilo de las tiendas de conveniencia, las Segalmex ofrecerán granos básicos, leche, mercancías propias de las comunidades, enlatados, baterías, refrescos embotellados, tiempo aire e incluso dispondrían de cajeros automáticos.

Con las 36 mil tiendas, Andrés Manuel López Obrador encabezaría el consejo de administración de una empresa mayor incluso a la Cadena Comercial, S.A. de C.V., más conocida como OXXO.

Más allá de vender el menudeo, Segalmex además asumirá el abasto de abarrotes a los centros penitenciarios, Policía Federal, las secretarias de Salud, Marina, el Ejército Mexicano, e incluso del Seguro Social y el ISSSTE.

Sin embargo, el principio básico de Segalmex se sustenta en reducir las importaciones y fomentar el autoconsumo por medio de la compra a los agricultores pobres. 

Tales conceptos los oficializó el presidente Lázaro Cárdenas del Río en 1937 ante un alza en el precio del trigo por los acaparadores. Esa primera dependencia recibió la denominación de Comité Regulador del Trigo.

Está recibiría una segunda transformación con la creación de Nacional Distribuidora y Reguladora, SA. Con Gustavo Diaz Ordaz, surgió por decreto presidencial la Conasupo el 23 de marzo de 1965.

De este modo Conasupo se convirtió en el principal instrumento de Estado para apoyar a las clases marginadas, y durante los años 70 experimentó un crecimiento sin precedente. Durante el gobierno de José López Portillo, las compañías trasnacionales empezaron a dominarla y a beneficiarse de los subsidios dirigidos a los pobres.

Después, el presidente Miguel de la Madrid le restó facultades y retiró los subsidios al trigo, leche, aceites, huevo y carne. Posteriormente Carlos Salinas de Gortari puso en venta nueve plantas industriales, 589 Conasúper y 25 supermercados; retiró concesiones a 2 mil 144 tiendas y transfirió todas sus bodegas y finalmente Ernesto Zedillo Ponce de León la extinguió.

Para el Diputado Alfonso Ramírez Cuéllar, Segalmex busca mejorar los precios a los pequeños productores, mas, indicó que el 90 por ciento de la producción agrícola no cuenta con un esquema de acopio o comercialización, es decir, no se define como el agricultor se abrirá paso en el mercado.

A esto, que el esquema colocó en la estructura del Segalmex a los 'coyotes gubernamentales' de los campesinos, responsables de la debacle del campo durante el régimen priísta y panista.

"Descansa en los viejos coyotes de siempre, todos los viejos coyotes priistas que se enriquecieron con el saqueo de los agricultores en muchas regiones del país, ahora son la base del acopio en Zacatecas, Durango, en muchos lados", aseveró.

Para llegar a cada pequeño y mediano productor de leche, maíz, frijol, trigo panificable y arroz, Segalmex lleva a cabo su propio censo, diferente al realizado por los Servidores de la Nación, y que estará terminado en los próximos días. 

Y para lograr un modelo que cierre el círculo de la línea de producción de Liconsa y Diconsa, falta por resolver el problema de la distribución.

Otro de los baches de Segalmex es el de catalogar a todos los productores como "pequeños", dado que, en el estado de Veracruz, más del cuarenta por ciento de los agricultores cuenta con más de las hectáreas mínimas del programa, refirió el dirigente de la Confederación Nacional Campesina en el estado de Veracruz, Juan Carlos Molina.

“Con esta medida queda claro que las promesas de campaña del presidente López Obrador, de impulsar el campo, quedaron en el olvido”, sostuvo Molina Palacios.