Xalapa, Ver.- Un niño perdió un ojo luego que un cohete le explotó cerca del rostro durante los festejos del 31 de diciembre del 2019, en la ciudad de Coatzacoalcos.

La activista, María Xóchitl Mortera Hernández, de la fundación "Te Queremos Ayudar", dio a conocer el caso advirtiendo a los ciudadanos que esos artefactos no son juguetes, que son objetos peligrosos para todos, en especial a los menores.

La familia narró que el pequeño estaba en su casa con otros pequeños tronando cohetes, cuando los adultos que estaban al interior escucharon un estruendo y un llanto.

Al salir, se dieron cuenta que el lesionado tenía sangre en el ojo, por lo que acudieron a la Sala de Urgencias del Hospital Regional "Valentín Gómez Farías", de Coatzacoalcos.

Este 3 de enero de 2020, el médico Carlos Gordillo entró a cirugía y al salir declaró que no pudieron salvar el ojo de Irving, porque tuvo estallamiento de este.

"A la hora de la cirugía y la exploración, el ojo estaba partido por la mitad, estaba totalmente perdido y lo que hacemos es tratar de quitar el contenido del ojo, ya en una cirugía mutilante, pues ese ojito ya no va a ver"

El doctor lamentó esto pues el problema no sólo será la falta de visión de ese lado, también su rostro quedará deformado según se vaya desarrollando a la adultez.

Mortera Hernández informó que es el segundo caso que se presenta en la zona, pues hace unos días una niña perdió sus dedos por un accidente similar en Oteapan.

En diciembre del 2018, un menor de Medellín de Bravo también perdió su ojo cuando recogió un cohete que cayó dentro de su casa y lo echó a un fogón pensando que no tenía pólvora.

[relativa1]